Civil War # 2

cw2.jpg

Guión: Mark Millar
Dibujo: Steve Mcniven
Entintado: Dexter Vines
Color: Morry Hollowell

Los bandos se forman alrededor del Capitán América y Iron Man. El registro de superhumanos es ahora ley… ¡Comienza la caza y captura de quienes no la acaten! Es el momento para que uno de los más importantes héroes tome una decisión que cambiará su vida para siempre y de manera radical. Puedes creer, Verdadero Creyente Marvelita, que este cómic contiene uno de los finales más sorprendentes de la historia de la Casa de las Ideas. Si te lo pierdes, lo lamentarás el resto de tu vida. Con portadas de Michael Turner y Steve McNiven.


RESEñA

Por la cantidad de spoilers y de hechos importantes que tiene esta serie casi en cada uno de sus números, recomiendo que no continúe leyendo nadie que no se haya leído ya el comic, porque se hacen mención a hechos que ocurren en el mismo, algunos de ellos de especial trascendencia.

Tras los sucesos del primero número, derivados de la tragedia de Stanford, en esta segunda entrega la Ley de Registro Superhumana es aprobada, y los bandos quedan definitivamente formados: Iron Man y su grupo defiende la integración dentro de la nueva Ley, mientras el Capitán América defiende la libertad de los héroes, sin restricciones. Eso nos lleva por diferentes puntos del Universo Marvel: por ejemplo con Jonah Jameson feliz de que lo que siempre ha defendido el Daily Bugle por fin se va a producir o Tigra (del grupo de Iron Man) cuestionándose si estan haciendo lo correcto con el Capitán América y con toda la situación en general. Pero las dudas también asaltan a Sue Richards mientras su marido parece comportarse más raro que de costumbre (porque personalmente la concentración hacia su trabajo y la falta de interés que muestra por Johnny, que está en el hospital desde el anterior número, me parece un poco rara).

Mientras SHIELD se dedica a atrapar traidores, pero en una operación con el Capitán América y el Halcón como infiltrados, el grupo rebelde (en una escena digna del mejor cine de acción de Hollywood, por como está planificada sobre papel) consigue para su causa a los detenidos, a los que llevan a un piso franco de Nick Furia, también en el grupo de los insurrectos.

Pero si por UNA COSA será recordado este número, si sucede algo que VERDADERAMENTE trastoca a los superhéroes del Universo Marvel, es lo que sucede al final de este número. Cuando hace un año salió en USA fue ampliamente publicitado, muchos ya lo sabréis, y los que no probablemente os sorprenderéis. El máximo héroe de todos, la cabeza visible de todo este Universo y la gallina de los huevos de oro de la editorial, el personaje más famoso de todos toma una decisión increíble, por lo que es y por las futuras situaciones que (espero que bien aprovechadas) sucedan: tras la insistencia de Tony Stark, Peter Parker se desenmascara ante la prensa anunciando que él es Spider-Man.

¿Qué decir ante todo esto? Sin duda alguna Marvel ha creado con esta serie un antes y un después en el genero de los superhéroes, de lo cual lo único que espero es que sepan aprovechar todas las consecuencias de lo que estan narrando, no haciendo como en muchas ocasiones en que se cuentan muchas cosas para luego quedarse todo (y todos) como estaban y como eran.

En cuanto a la edición, la que me he comprado yo (no sé si la de todo el mundo) tiene un error en la portada donde pone capítulo primero (de siete) cuando es el capítulo segundo. Por lo demás los artículos que la acompañan relatan parte de la historia política norteamericana durante el mandato de Kennedy que resultan bastante entretenidos.

LO MEJOR: Diría todo, pero principalmente el desenmascaramiento final del trepamuros por todo lo que ello puede provocar.

LO PEOR: Que todo lo que está planteando esta serie no se quede en el futuro en nada.

7 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *