Carta para Norman Osborn

Norman, no te van a gustar estas palabras, pero te escribo porque quiero saber.  Quiero saber ¿por qué? ¿Por qué has convertido tu vida en un torbellino de locura? ¿por qué has convertido la vida de los demás en un desierto de pena y soledad ? Como todos,  te tengo miedo, pero eso no me impide enviarte esta carta…

Al principio, bajo los lápices de Ditko , me pareciste un extraño personaje, malvado sin duda, pero algo grotesco y,  la verdad,  no me inspiraste mucho miedo.
 
Flying_Broomstick_(Green_Goblin).jpg
 
Lo que nadie podía negar es que habías salido de los lápices de Ditko. El de Pensilvania era todo un especialista en lo raro y lo grotesco. Para la colección de Spider-Man había creado hombres-pulpo, lagartos humanos, especialistas con peceras en la cabeza, circos con hipnotizadores… y ahora aparecías tú.  ¡Un duendecillo de grandes orejas sobre una escoba voladora!
ASM14_GreenGoblin.JPG
 
Eso fue lo grotesco de lo grotesco y no nos sorprendió leer el título de tu primera aparición: La grotesca aventura del Duende Verde.
Leí fascinado esas extrañas páginas donde proponías al trepamuros rodar una película en el desierto.
Screen-Shot-2013-09-25-at-16.06.04.png
Luego sabríamos que se trataba de una trampa y que, con los Forzadores, querías convertir la película en una batalla mortal para Spider-Man. Hay que reconocer que todo ello era un argumento extravagante en la ya de por sí muy extravagante vida de Spidey.

La verdad es que esta primera aparición me la tomé como un extraño divertimento. No fue algo serio ni mucho menos. Aunque reconozco que un detalle llamó mi atención: el misterio de tu identidad secreta.

 images.jpg
Durante mucho tiempo me obsesioné con tu silueta trajeada escondida detrás de un espejo. ¿Quién eras? En estos primeros años de la colección fuiste uno de los misterios mejor guardados. Sólo el rostro oculto de Mary-Jane consiguió intrigarnos tanto a los lectores de entonces.  El Duende y Mary-Jane, ambos ocultos, ambos en secreto; la muerte y el amor, Thanatos y Eros con el rostro velado pero marcando a fuego la colección desde el principio.

Muchos otros ocultaron su rostro, pero fueron desenmascarados en pocos números. Me refiero a tus competidores, Norman, al Gran Hombre, al Señor del Crimen… Todos ellos,  como tú, aspiraban a controlar el hampa, pero todos acabaron derrotados y desenmascarados. Sólo tú te ocultaste en las sombras conservando tu misterio.

 
 enlassombras.jpg
Yo, ante tu rotro oculto, sólo podía especular.  Por tus palabras parecías una persona inteligente y cerebral, calculadora, fría y con la paciencia suficiente como para hacer planes y reaparecer en el momento oportuno.

Y vaya si apareciste. ¡Y yo que creía que habías sido la extravagancia de un solo episodio! Regresaste varias veces. Primero humillaste en público a Spider-Man ante la Antorcha Humana y ante el mundo.  Esta vez con un deslizador modernizado y más letal.
 

ASM17_GreenGoblin.JPG
A continuación, derrotaste a Spidey y lo mostraste encadenado ante el hampa neoyorquina. Los gángsters, que hasta entonces no te habían tomado en serio, se dieron cuenta de su error. Podías ser peligroso,  muy peligroso,  a pesar de tu aspecto grotesco.
 
ASM23_GreenGoblin.JPG
 
En cada nueva aparición daba la sensación de que eras más letal. Llegaste casi a desenmascarar a la araña… Pero entonces Ditko no te volvió a convocar más y el misterio permaneció latente… ¿Quién eras bajo la máscara?

Llegábamos a un momento clave para el desarrollo de la colección y los creadores de la misma no estaban de acuerdo en absoluto con el futuro desarrollo de The Amazing Spider-Man. Se trataba de dos concepciones casi opuestas y era imposible  llegar a un entendimiento.

Stan Lee tenía una concepción muy clara de lo que debía ser un cómic.  Para Lee lo importante era lo melodramático e impactar al lector aunque se pusiera en duda la verosimilitud de la trama.

Ditko, en cambio,  defendía una concepción más "realista" de las aventuras de Spidey; no le interesaban demasiado los superpoderes ni el gran espectáculo. Como, además, colaboraba cada vez más en los argumentos, la serie iba derivando hacia un mundo repleto de gángsters sin superpoderes con un héroe torturado hasta el masoquismo por su sentido del deber. Quizás era ya la ideología de Aynd Rand que influía en sus pinceles.

 Destiny-04.png
Podemos decir, pues, que Ditko pintaba dibujos morales y que Stan Lee rellenaba los bocadillos con sus textos melodramáticos y sus guiños al lector. Para Ditko era, en fin, una cruzada íntima y moral, mientras que para Stan Lee era una cuestión de alcanzar al gran público. La encrucijada se había abierto y ya hacia tiempo que los creadores habían tomado distintos caminos.

Si Ditko te hubiera desenmascarado, Norman, habríamos descubierto que no eras nadie, acaso un gángster más; tan sólo un rostro desconocido para Peter y para nosotros. Esa era la concepción realista de Ditko. Y si te hubiera puesto tu rostro, Norman,  la cosa no habría cambiado mucho. Visto por Ditko, eras frío, calculador e implacable, exactamente igual que el Duende Verde.  Para el dibujante sólo había buenos y ma
los, la ambigüedad no era posible y tú eras de los malvados, Norman, sin lugar a dudas.

Para Ditko, tú eras alguien integrado en los más poderosos círculos sociales.
 

norman.jpg
 
Eras alguien calculador, frío y capaz de llegar al asesinato.
 
normanesmalo01.jpg
¿Eras un loco, Norman? A mí, en la etapa de Ditko , no me lo parecía.  Alguna vez, es cierto , aparecieron gotas de sudor que perlaron tu frente, pero fueron gotas de miedo,  fue el temor a que descubrieran tus maquinaciones.
o1.jpg
Ése fuiste tú, Norman, para Steve Ditko: un ser de una pieza, maquiavélico y frío. No habría habido diferencia alguna entre tus dos identidades. Habrías sido, en fin, un villano más. Un Señor del Crimen que duró algunos números más. Pero no fue Ditko quien te arrancó la máscara y la historia fue distinta, muy distinta.
 
Fueron Stan Lee y John Romita los que desvelaron el secreto y el personaje que apareció tras la máscara fue prácticamente una nueva creación: un personaje esquizofrénico y obsesivo. Ya no serías el malvado granítico creado por el moralista Steve Ditko. Ahora serías un dios Jano de dos caras: un pacífico e inocente Norman que albergaba en su interior al agresivo y cruel Duende Verde.

El nuevo equipo creativo conservó, sin embargo, el magnífico diseño de Ditko, pero Romita redondeó tus rasgos faciales y exageró la expresión desorbitada de tu mirada. ¿Por qué razón lo hicieron? Quizá Stan Lee quería ofrecer la imagen de un loco alucinado.  Sea como fuere, el paso de Ditko a Romita suponía  tu caída en la locura, Norman.

 
green_goblinaf004s.JPG
 
Como hemos visto, para Stan Lee, el espectáculo lo era todo y el momento de tu desenmascaramiento requería, como mínimo, un castillo de fuegos artificiales. Romita se lo sirvió en bandeja y esta vez los grandilocuentes textos de Stan Lee tuvieron su contrapartida gráfica.:

"¡ Esos rasgos! ¡ese nombre ! Por supuesto, ¡ estás relacionado con mi compañero de clase! ¡ eres el padre de Harry Osborn !"
 

desenmascarado.jpg
 
Era el drama en estado puro. Stan Lee jugaba sobre seguro y se aseguraba que los lectores se quedaran enganchados al final del Amazing Spider-Man #39. ¡ Era imposible no querer leer el siguiente número ! ¿Cómo va a salir de ésta Peter?  Nunca antes el protagonista y el antagonista se habían desvelado frente a frente. Era una bomba y con esa revelación la colección pasó a un plano mucho más profundo, mucho más peligroso.

Ya te he dicho,  Norman ,  que en la época de Ditko no me diste mucho miedo. Ahora, sí. Al descubrir la identidad secreta de Spider-Man te convertiste en un enemigo peligroso de verdad. Si la vida de Peter era una condena y una tragedia íntima, tú eras ahora el enemigo íntimo. Como un escalpelo llegabas hasta dentro para hacer más daño. Siempre recodaremos tu voz chillona repitiendo "Parker" "Parker" para desestabilizar a la araña.  Ésa fue siempre tu arma más poderosa,  no tus murci-navajas ni tus bombas calabaza. Sabías la identidad del héroe, conocías lo más íntimo, sus debilidades y flaquezas. Y llevaste tus ataques hasta el final, hasta el final absoluto.
 

panel_asm040b.jpg
Ésa fue la senda escogida por los autores de la colección. La espiral de violencia y de sinrazón se extendía a partir de ahora.  Ya no eras frío, Norman, ni calculador como en la etapa de Ditko; eras febril y delirante y esas gotas de sudor, que para Ditko significaban miedo, eran ahora el símbolo de tu delirio esquizoide. 

Antes sobrevolabas la ciudad para dominar el hampa. Ahora corrías como un demente hacia almacenes oscuros. Eras un esquizofrénico monomaníaco con la única obsesión de acabar con Spider-Man. Tus batallas con Parker eran cada vez más una macabra lucha entre el gato y el ratón  con una trampa final: el inmenso puente de Brooklyn.  Te habían transformado, en suma, en una marioneta de tus propios delirios.

 002d.JPG
Fue acaso esa obsesión por la araña la que te hizo perder la razón, Norman. No echemos toda la culpa de tu cambio a Lee y Romita. Quizás, al inicio de tu carrera, conservabas la cordura porque ibas alcanzando tus metas y fue sólo el escollo de Spider-Man el que desató tu esquizofrenia latente. ¿Cómo podía aceptar el gran Norman Osborn ser derrotado por un joven estudiante?
 
scary8-620x365.jpg
Quisiste ser el amo del mundo, Norman,  pero fuiste únicamente el esclavo de tus obsesiones y la espiral de tu locura acabó con todos.
 
 goblinmysteries8.jpg
Primero fue Harry que sucumbió en el infierno de la droga.
 
amaz_121019.jpg
Luego fue Gwen la víctima inocente y ésa fue tu mayor perfidia, Norman.  Matando a Gwen destrozaste a Peter por dentro, mostrando lo inútil de sus esfuerzos heroicos. Habías triunfado porque le habías quitado el sentido y la razón de ser al héroe. No se puede seguir siendo un héroe con una víctima inocente en los brazos.
gwen.JPG
Finalmente, caíste tú mismo,  Norman, devorado por la sima negra de tu propia locura.  Y todo ¿para qué?
NormansReturn3A.jpg
Por eso me he atrevido a escribirte a pesar del miedo que me inspiras. Quiero una explicación  pero no para mí,  eso no,  yo no importo.

Quiero que me expliques el por qué de todos tus actos pero quiero que lo hagas por Peter, por Harry…  y sobre todo y por encima de todo por Gwen.
 

gwen2.jpg
 

10 comentarios

  • Buenísimo. Está claro que para ti Norman no rwsucitó 😉

  • todo fan de Spidey sabe que estaba mejor muerto.

  • Bueno, más allá de que mole o no la resurrección del personaje debo añadir 2 cosas:
    1. Spiderman Revelaciones (donde resucita) es lo que se suele llamar un clásico instantáneo.
    2. Han hecho más con Norman desde su resurrección que lo que habían hecho antes de su muerte.

  • “2. Han hecho más con Norman desde su resurrección que lo que habían hecho antes de su muerte.”
    El problema quizá no sea tanto lo de su resurrección en sí misma sino que desde que ésta sucedió es como si cualquier cosa terrible que le pasara a Spidey tuviera que llevarla a cabo Norman. Y eso tampoco es. Era un buen personaje, y su final fue apoteósico. Su resurrección, pese a lo improvisado del sacarlo de la manga sobre la marcha, podría pasarse. Pero de ahí a que TODO lo que alguien planea entre las sombras gire en torno a Norman siempre… En ese sentido, lo que hizo Slott con Octopus fue una bocanada de aire fresco, aunque al final parezca que hay que volver a enfrentarse a Norman casi por obligación…
    A ver con qué nos sorprende al final, a mí personalmente me molaría que aprovechara Goblin nation para atar (o mejor dicho desatar) algunos cabos de cosas sin mucho sentido, como el tema de Sins past sin ir más lejos…

  • “Pero de ahí a que TODO lo que alguien planea entre las sombras gire en torno a Norman siempre…”
    Una triste realidad es que desde que murió Osborn, la franquicia arácnida a creado nemesis de corta duración (o a desperdiciado oportunidades)
    – A Octopus nunca le hemos visto brillar con tanta luz como con la etapa de Lee. Ha tenido alguna saga brillante de vez en cuando, pero en líneas generales (aquel pánico que le producía el fantasma de Cabeza de Martillo o el propio Spiderman…), poca chicha como antaño
    – Al Duende lo crearon basándose en Osborn. En cuanto se descubrió su identidad secreta y surgió un sucedáneo, el personaje cayó en desgracia. Con el Duende Vive, Stern trató de devolverle prestigio a su creación, pero estando vivo Osborn, a los autores no parecía interesarles el Duende
    – A Kingpin lo tuvimos que “ceder” a Daredevil para que desarrollase todo su potencial. El personaje ha quedado mas arraigado a la historia del cuernecitos que a la de Spiderman…
    – Lapida, creación por y para Gerry Conway. Fuera de este guionista, el personaje no ha hecho nada reseñable
    – Veneno, murió como villano en cuanto le convirtieron en un antihéroe. Que decir que, con tanto cambio de huésped y por tanto cambio de enfoque, Veneno, nuestro Veneno (el Eddie Brock de toda la vida), es irrecuperable como personaje
    – A Matanza le mataron las expectativas de “Matanza Máxima”
    – Tarántula Negra, un experimento que duró año y medio y que se desinfló. Brubaker lo usó para Daredevil, totalmente cambiado
    – El Chacal, por lo que respecta a los guionistas, es personaje de una sola idea. Mayor caos que protagonizó durante las dos Sagas del Clon, no va a protagonizar. Encima, le retrataron como un pelele de Osborn…
    – Morlun está sobrevalorado por los fans (en mi opinión). Caído en desgracia sin Straczynski
    – Harry Osborn solo se lo tomó en serio DeMatteis. Y le sacó mucho partido, pero aquello ya pasó
    Resumiendo, que tras tantos años, los guionistas han sido incapaces de encontrar un personaje que pueda reemplazar a Osborn como nemesis durante un periodo largo. No es de extrañar que desde que lo resucitaron, haya tantas historias en torno a Osborn
    Diablos, si hasta cuando dan descanso a Osborn de las colecciones arácnidas, Osborn y Spiderman se siguen viendo las caras en las colecciones Vengadoras

  • El puesto natural de gran némesis de Spiderman es Octopus, pero creo que los guionistas, en términos generales, no han sabido como tratarlo.
    Es cierto que se ha abusado mucho de Norman. Pero por ello no se puede decir que su resurrección haya sido en balde.
    Otra cosa no, pero partido le han sacado mucho.

  • “El puesto natural de gran némesis de Spiderman es Octopus, pero creo que los guionistas, en términos generales, no han sabido como tratarlo.”
    En mi opinión, Stan Lee y Ditko se hicieron “trampa” así mismos sin querer
    Con todo el misterio de la identidad secreta del Duende Verde y ese aura de villano escurridizo, lograron desde el primer momento que el personaje destacase por encima del resto de villanos. El remate fue la llegada de Romita y el hecho de descubrir la identidad secreta de Spiderman
    Con Octopus no se atrevieron a ir tan lejos (supongo que para no ser repetitivos) y eso de que fuera un reverso oscuro de Peter Parker (empollón, tímido, científico…) solo ha sido explotado en contadas ocasiones

  • A Octopus hay que escribirlo como un cabr*nazo (bueno, como con cualquier otro villano que se precie de serlo), pero hay una tendencia a hacerlo “patético”.
    Lo de la identidad secreta del Duende Verde estaba bien, pero sólo da juego cuando no se sabe.
    Es lo que le pasó al Duende, una vez descubierta, poco hay que contar con él personaje.
    Con Norman hicieron que este supiera la identidad de Spiderman, iniciando otro juego. Juego que tampoco daba mucho de si por razones obvias.

  • Gracias por los comentarios.
    Efectivamente para mí, Norman está bien muerto. Me parece que su muerte hace mucho más impactante su paso por la colección. Eso no me impide reconocer que “Revelaciones” es un cómic fantástico. Lo que pasa es que, aunque lo leí con agrado y con mucha curiosidad, simplemente no me lo creo. A mí, la verdad como lector me pierden cuando le dan tantos giros a los argumentos. Lo ideal sería ir creando grandes personajes, aunque luego desaparecieran. Pero lo de crear enemigos carismáticos que perduren en el tiempo es un don que tienen muy pocos.
    Es muy interesante también el juego de oposiciones entre Peter, Norman o el Dr. Octopus. Osborn (hombre maduro, rico e implacable) sería el opuesto de Peter (joven, pobre e inseguro). Octupus, como habéis señaldo sería el reflejo invertido de Peter… Cuando se crean buen villanos siempre dan mucho juego.
    Con el Duende Verde creo que estiraron el tema al máximo. Lo de sus pérdidas de memoria -hay que reconocerlo- empezó a ser un recurso un poco forzado. Pero cerraron el tema con un final apoteósico. Y además salieron del callejón sin salida con Gwen, ya que la boda parecía a la vuelta de la esquina y no debían tenerlo muy claro.
    Bueno, un saludo. Y gracias, de nuevo, por los comentarios.

  • El Duende Verde es mi villano favorito, pero tambien entiendo que junto a Gwen, este personaje murió en el n

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *