Aparte de Sins Past

Cuando JMS llegó a Amazing, el cambio fue tan radical con respecto a la anterior etapa que consiguió hacer irrelevante al resto de sus compañeros: daba igual lo que hiciera Jenkins y desde luego daba igual lo que pasara en Tangled Web que enseguida se desinfló para dejarnos unos últimos números muy irregulares. Con el tiempo, Marvel acabó corrigiendo el error, sobre todo gracias a la llegada de Humberto Ramos y la consiguiente atracción de público joven que ello trajo. No menos importante fue, aunque si breve, la Gata Negra de Kevin Smith, y finalmente el Marvel Knights de Millar y los Dodson.
Parecía que por fin habían devuelto el equilibrio a la fuerza… y llega JMS, la monta bien montada y ya estamos todos que nos da igual lo que pase en las otras series. Y es un error. Dejando aparte lo que algunos nos estemos divirtiendo con Sins Past y lo mucho que muchos se están enojando, en las otras series arácnidas hay buenos motivos para detenerse un momento.
Ejemplo: Spectacular Spider-Man. Después de unos mesecitos con Spidey sumergido en un argumento que, en un momento u en otro, acabará desenbocando en Avengers Dissasemble (porque de momento no se entiende demasiado bien el motivo por el que las portadas llevan el logo de la saga), nos espera recuperar un poco el magnífico tono de los primeros números. Las primeras sagas del nuevo Spectacular, que ahora las empezaremos a ver en España, atacan el flanco que quedaba libre, el de los villanos clásicos y el del día a día de Peter Parker. Tenemos personajes secundarios (cosa que no ocurre en Amazing), y no sólo son cabezas parlantes que entran y salen, como tanto hacía Mackie, sino que se descubren como el gran descubrimiento de la serie, interactuando y afectando a lo que le ocurre a Peter. También tenemos historias que redefinen a Veneno, Octopus o el Lagarto, pero teniendo en cuenta su historial con Spider-Man, y desde una narrativa que convierta además esas historias en definición de lo que es cada uno, algo ciertamente difícil. Ahora Jenkins y el nuevo dibujante (muy en la línea de Ramos) parece que van a por los villanos olvidados, empezando por… ¡El Gusano de la Mente! Que al parecer después de sus escasas apariciones anteriores anda en plan homeless. Muchas esperanzas tengo depositadas en esa historia.
Y muchas más en, como decía, el Spider-Man Marvel Knights de Millar y Dodson. Se nota, y mucho, que le están echando una mano los vigilantes de la continuidad, que son la gente de Spider-Fan y, creo recordar, Spider-Man Gallery. El último número es un absoluto disfrute en este sentido: alusiones al Spider-Móvil (“Esa cosa que intenté olvidar con todas mis fuerzas”), y alusiones a los que conocen la identidad secreta de Peter, incluyendo vivos y muertos… ¡¡Con la primera mención a Ben Reilly en CUATRO años!! Reconozco que fue mentarlo y entrar en juego la nostalgia, es curioso como funciona esto de la nostalgia.
Tampoco hay que dejar de lado Spider-Girl, donde hemos tenido una particular saga del traje negro que sólo me he ojeado y tengo pendiente todavía de leer, pero que le tengo muchas ganas; y sobre todo, no quiero dejar de hacer una referencia a las ediciones españolas de Excelsior. Hace un par de meses, en el Spider-Man de Romita y sin grandes alaracas, ocurrió algo histórico y revolucionario: Forum alcanzó el último número publicado en su momento por Vértice y, a continuación teníamos el primero de Bruguera, algo que ocurrirá también en breve con Peter Parker. Ver ordenados esos Bruguera, con todas sus viñetas, su color y su tamaño original es escalofriante y me devuelve a mi niñez, con los primeros Forum y mis vanos intentos por entender el orden de los Bruguera que encontraba en tiendas de saldo a veinte duros los tres o cuatro números. En esa edición leí muchos Romita, y los mezclaba con los actuales de entonces, y no me enteraba de nada, pero me apasionaba igualmente. Ahora Forum ha conseguido lo imposible, arreglar los defectos se sus predecesoras y ofrecernos algo que ni siquiera ha hecho Marvel en USA: recuperar los grandes clásicos de la editorial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *