A la vejez, viruelas

¡OJO! CONTIENE SPOILER DE LA LIMITED “IDENTITY DISC
Al viejo Adrian Toomes, el Buitre, siempre lo hemos conocido como viudo, pero nunca nos han mostrado algún detalle de su esposa o de la muerte de ésta. Sí que pudimos ver, en el lejano Spectacular #45, al que aseguraba ser su único pariente vivo, su sobrino Malachai Tomes, y que entregó su vida por la del pobre Adrian interponiéndose en la trayectoria de una bala. El hecho hundió a Toomes, que fue ingresado en un hospital, donde conocería a Nathan Lubensky, Amazing #224, con quien entabló una gran amistad que le dio fuerzas para seguir adelante. De nuevo la tragedia hizo acto de presencia y casualmente, durante una escaramuza, el Buitre capturó como rehén a May Parker. Lubensky, su acompañante, trató de impedirlo y murió de un infarto, Amazing #336.
Toomes no fue consciente de ello hasta que lo leyó en los diarios. Apesadumbrado, el implorar el perdón de May fue uno de sus principales objetivos cuando tuvo la muerte cercana como consecuencia de un cáncer terminal, originado por su arnés electromagnético(Spectacular #188).
Definitivamente, Adrian nunca ha tenido suerte en sus relaciones personales. La fatalidad o el traicionero engaño(con Blackie Drago en Amazing #48 o Los Buitres en Web of… #3 como ejemplos), siempre han marcado su vida. De hecho, fue lo que provocó el nacimiento de el Buitre, la malversación de fondos de su socio en la empresa de electrónica que habían montado. No es extraño que, durante un encuentro con un muchacho con intenciones suicidas en una azotea, Jason Ionello(Untold Tales of… #20), le aconsejara que si no tenía algo por lo que vivir, buscara algo contra lo que hacerlo. Spiderman ha sido su estímulo, negativo pero estímulo al fin y al cabo, para seguir adelante.
Sin embargo, a estas alturas de la película, el viejo Toomes tiene más motivos para vivir que nunca. Y los motivos son bien distintos al odio y a la venganza. En poco tiempo hemos sabido que no sólo tiene un hijo y una hija, sino incluso hasta… ¡un nieto! Mark Millar nos descubría en MK la existencia de su descendencia masculina, con un nieto enfermo que llevó a Adrian a robar dinero al propio jefe del hampa, el Búho, para su curación. Y Rob Rodi, en Identity Disc, nos revela la existencia de su hija, agente de SHIELD, y que en palabras del propio Toomes “ya tiene algo por lo que vale la pena vivir“, dando pie a la escena más tierna que nunca hemos visto del anciano.
Nunca este hombre ha sido más feliz. ¿Lo veremos en el bando de los arrepentidos?

3 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *