Civil War # 4 y Civil War: Primera Línea # 3

cw4.jpg
CIVIL WAR 4

Guión: Mark Millar
Dibujo: Steve McNiven

Contiene Civil War 4 USA
¡Una muerte! ¡Un funeral! ¡Una traición! Y un equipo que renace mientras los acontecimientos dan un giro mortal. El cuarto capítulo de la Guerra Civil desatada en el seno de la comunidad superheroica deja dos bandos más rotos que nunca, y sin posibilidad de encontrar lazos que hagan posible la vuelta atrás. Mientras en la resistencia organizada por el Capi acogen más fugitivos que nunca, los héroes Pro-Registro hacen los últimos preparativos para mostrar en sociedad su propuesta de futuro. ¿En qué consistirá?

cw1l3.JPG

CIVIL WAR PRIMERA LíNEA 3

Guión: Paul Jenkins
Dibujo:
Ramón Bachs, Steve Lieber, Lee Weeks, David Aja y Sean Chen

Contiene Civil War Front Line 5 y 6 USA
Cruce con Civil War. Los reporteros Ben Urich y Sally Floyd consiguen situarse en el corazón de la batalla más sangrienta entre los dos bandos de la Guerra Civil, una batalla en la que un héroe caerá. Ambos tendrán la oportunidad de descubrir la verdad detrás de Los Vengadores Secretos y de los aliados de Iron Man. Mientras tanto, el único superviviente de Los Nuevos Guerreros es sometido a juicio. Su vida ha cambiado radicalmente desde el desastre de Stamford. ¿La justicia se apiadará de él?

RESEñA

La sorprendente aparición de Thor que se vio en el anterior número concluye aquí con su claro apoyo hacia el Bando Pro-Registro, pero sorprende a todos cuando ataca y mata a Goliat (algo visto desde el punto de vista de los superhéroes en la serie principal y desde el punto de vista de Ben Urich desde el número de Primera Línea). Lo que pasa que se está maquinando lo de La Iniciativa de los 50 Estados, pero como aún no está disponible, echan mano de varios supervillanos para frenar al grupo insurrecto del Capitán América, quien pese a que tiene disensiones dentro de su grupo, consigue que se alíen con él personajes tan importantes como Sue Storm, la cual (en un momento bastante emotivo) le deja una carta a Reed contándole porque le abandona (aunque también es curioso que pese a ello compartan una última relación sexual y todo). En cuanto a Steve McNiven, poco puedo decir que no se haya dicho ya: sirva como ejemplo lo bien que capta las sensaciones de los personajes cuando en el funeral de Goliat la madre de uno de los niños muertos en la tragedia de Stanford se acerca a Tony Stark para recordarle el motivo por el que está haciendo lo que hace.

Pero mientras pasa todo esto entre los superhumanos, las personas normales también tienen que lidiar con problemas: Ben Urich y Sally Floyd, como representación periodística de los dos bandos enfrentados tiene que sufrir el acoso desde diferentes frentes, aunque sin duda quien lo pasa peor es Speedball, que es trasladado a la prisión de la Zona Negativa (con lo cual podemos ver una cárcel no tan brillante como la que le enseñó Tony Stark a Peter Parker en el número de Amazing del tomo de este mes). Y ya veremos como acaba este personaje porque la escena final del número de este mes siendo tiroteado en una escena plasmada como la del asesinato del tirador que acabó con Kennedy me parece excelente. Eso sí, Primera Línea sigue siendo completado por diferentes paralelismos entre guerras reales y la que asola ahora el Universo Marvel que cada vez se me hacen más pesados, innecesarios y obviables.

LO MEJOR: Las similitudes con hechos actuales, el dibujo de Steve McNiven, la escena del funeral de Goliat, la escena del disparo contra Speedball, los tramos de Sally Floyd y (sobretodo) Ben Urich en el número de Primera Línea y en reglas generales la gran calidad de la serie principal.

LO PEOR: Que la susodicha calidad de la serie principal no se traslade a Primera Línea, donde brilla en momentos como lo de Ben Urich y Speedball respectivamente, pero donde se hace más rutinario en el resto (o incluso más aburrido directamente en lo de la simbología entre otras guerras y esta).

4 comentarios

  • Desde luego, JMS fue un visionario cuando, en la historia en la que Peter fundaba la biblioteca a Gwen Stacy, le decí

  • No sé la intención de buscarle paralelismo a esta historia con guerras reales, pues nada tienen que ver.
    El paralelismo se puede y se debe encontrar en otras situaciones, como la del propio 11-S; la lucha por los derechos civiles de mujeres u hombres de razas distintas a la blanca (como el caso de la comunidad afroamericana); la caza de brujas de los 50…etc…Esto es, la clave está en decidir cuánta libertad debe ceder un ciudadano en favor de la seguridad de su Nación o de su Estado (para los remilgados) y hasta qué punto debe responder esa Nación-Estado contra el ciudadano que objeta en conciencia contra la norma que dicta la Nación-Estado represora o limitadora de esa libertad en favor de la seguridad del conjunto de la población.
    Evidentemente, el debate es de mayor calado que aquella discusión que pudiere generarse por un concreto conflicto circunscrito en el espacio y en el tiempo.
    Lo cierto y verdad es que, pese a que la conducta de Iron Man, a favor de la Ley desde la más estricta legalidad, pudiera tildarse de dictatorial o represora, como poco, es más congruente que la del Capi, que se tira de cabeza a una resistencia contra el sistema que defiende, pues luchar contra una ley votada por los representantes del pueblo en base a usar la violencia contra la violencia (injustificada o no, es otro debate) del aparato del Estado no puede ser calificada sino como alocada. De hecho, Halcón Nocturno califica al Capi como un viejo con miedo al futuro. Es más ¿qué opción predica el Capi? la mera resistencia…No habla nada de usar los medios que tenemos en democracia…el defensor de las libertades…Sí

  • Supongo que el problema de esta historia de Civil War es que le es aplicable el refrán de “el fin no justifica los medios”, y es que, como puse en el post del Spiderman de este mes, aunque la idea de la mayor preparación e instrucción de los héroes es buena, y la obligatoriedad del registro es discutible, el encerrarlos en plan Guantánamo si no se registran es fascista de ***ones, y es eso y no otra cosa lo que les quita la razón a los defensores del Registro…

  • Qué menos que someterlos un juicio…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *