Tres motivos para ser moderadamente feliz

Hoy ha sido un laaargo día de trabajo, pero con momentos espectacularmente arácnidos, de esos de soltar lagrimita. Son esos pequeños motivos que te hacen sentir feliz. Y tres en un día… ¡pues no está nada mal, qué diablos!
El primero: ¡6000 visitas en veinte días! No sé si es mucho o es poco, pero muchas gracias a todos por leernos.
Segundo motivo: por fin ha caído en mis manos el coleccionable de figuritas, y he de confesaros que estoy FLIPANDO. Me encanta, me encanta, me encanta. Estoy por comprarme dos colecciones. Creo que estas figuritas van a ser atesoradas por los aficionados a Marvel con increíble cariño, y que dentro de unos años serán una pieza de coleccionista de precio incalculable.
Además, he de reconocer que me siento muy cercano a este coleccionable, ya que me he encargado de preparar las LECTURAS ESENCIALES que aparecen en las fichas. Ya sabéis, si algo no os gusta de esas LECTURAS, la culpa es toooooda mía. Fue una aventura curiosa, que inicié por encargo del colega Cels Piñol hace ya más de un año, y que dejé terminado hace también bastantes meses, con lo que las ansias de tener las figuritas en mis manos han ido creciendo proporcionalmente al tiempo que han tardado en lanzarse. Por fin están aquí, y el resultado es precioso. Sólo el Spider-Man es un objeto fetichista de un preciosismo hipnotizante.
Tercer motivo: hace unos días me hice, por fin también, que no había tenido tiempo, con el videojuego de Spider-Man 2, y he de decir que me tiene maravillado. Los anteriores juegos no le llegan a la suela de los zapatos. Sólo el hecho de colgar las telarañas de edificios, balancearse, recorrer un enorme Nueva York… Este juego duplica como ningún otro las habilidades de Spider-Man. Vale la pena aunque sólo sea para echarse una vuelta por NY. Imprescindible. No os lo perdáis bajo ningún concepto.

En las redes de Bendis y Millar

Hoy han caído los últimos números publicados del Spider-Man de Marvel Knights y de The Pulse. ¿Conclusiones? ¡Que no sé cual me gusta más! Es sorprendente recordar cómo estábamos hace unos años, cuando costaba un terrible esfuerzo encontrar un buen cómic de Spider-Man, y cómo estamos ahora, donde hay para dar y tomar: Amazing y Spectacular conservan un excelente nivel, aunque a estas alturas ya sabemos que Straczynski y Jenkins lo harán bien (Jenkins además ha mejorado muchísimo desde que se relanzó el título), pero la excelencia alcanzada por Millar y los Dodson en el tercer título arácnido, y el alucinante trabajo de Bendis en la que, por encima de cualquier nombre, no deja de ser la serie del Daily Bugle, me tiene absolutamente encantado.
Empiezo por Marvel Knights. Vuelven los Dodson después del episodio de Frank Cho. Afortunadamente, los dibujos son tan similares que se mantiene la estética de la serie, que es al final lo que la permite llegar a ser un buen tebeo. Lo mejor de este cómic, además del dibujo, es que, a ver si me entendéis bien, no parece de Millar. Uno esperaría de Millar diálogos muy originales, pero poco distinguibles entre ellos, y efectivamente, tenemos grandes diálogos, pero Millar capta perfectamente algo tan difícil como es la manera de hablar de Peter Parker, dándole un tono decididamente ochentero. Se nota además que la serie sigue esa honda, con la Gata Negra por allí, y recuperando personajes de la época. En el estilo impuesto por el Batman: Silencio, Millar sigue adelante con su macroaventura, en la que revisamos los villanos del lanzarredes y las relaciones de éste con otros miembros del Universo Marvel, en este caso, con la Patrulla-X. Ahora parece que sí se coordinan bien en Marvel, y aparecen los hombres-X que tienen que aparecer, sobre todo Rachel Summers, a la que Millar parece tener bastante cariño, o esa es la impresión que se puede sacar. La asamblea de villanos con la que se cierra el tebeo, así como lo que Millar plantea sobre Veneno también han sido realizadas encajándolo todo cuidadosamente, no como lo haría un Busiek, pero sí con cierto sentido y coherencia. Se nota que a Millar le están ayudando los chicos de Spider-Man.org como vigilantes de la continuidad. Me pregunto por qué Marvel no llamó antes a estos chicos. Leyendo la aventura, en fin, tienes la sensación que en el futuro nos acordaremos mucho, y muy bien, de ella.
Algo parecido me pasa con el quinto y último número de la saga de apertura de The Pulse. Desde que hace años leí aquella magnífica miniserie sobre el Daily Bugle he querido que le den una colección al periódico, y ahora por fin lo han hecho. Bendis se maneja con grandes repartos, argumentos detectivescos y buscando el lado humano a sus personajes, y aquí lo hace como en los mejores números de Alias o Daredevil. Bendis ha hecho lo que nadie en Marvel en muchos años, crear un personaje totalmente nuevo por el que todos nos interesemos y que sintamos como propios. Se trata de Jessica Jones, y aunque su protagonismo en la serie es lateral, cada vez que aparece consigue la atención del lector. La recuperación de Luke Cage dentro de este título, después del fiasco de miniserie de Corben, es más que loable. Aquí también se han puesto a atar cabos sueltos. ¿Cuántas veces habré comentado con Rubén Guzmán que se habían olvidado por completo de que Norman compró el Bugle? Pues aquí se acuerdan, vaya si se acuerdan. Pero se acuerdan sobre todo de que Ben Urich escribió Legado de maldad, y hay Bendis merece más aplausos: conviene mantener viva la llama de uno de los mejores tebeos de Spidey de los últimos años, el Legado de Maldad de Busiek.
y ahora, sigo con la actualización de papel de Bajo la máscara, que por fin le estoy dedicando el tiempo que requiere. Me comenta además Francesc Martínez que ya hemos llegado en Bajo la máscara a las 5.000 visitas. ¡¡Habrá que celebrarlo!! ¿Tanto como que Spider-Man por fin haya dejado atrás la cosa ésa que dirigió Mel Gibson? Eso mejor lo contamos en las noticias….

La boda de Spiderman

boda.jpg

Cuando hace un par de años estrenaron la primera película de Spiderman, tengo que reconocer que enseguida me quedé prendado de un personaje con el que fácilmente te podías sentir identificado. Pero mi interés se acrecentó cuando poco a poco, comic a comic, fui conociendo a Peter Parker, la personalidad bajo la máscara.
Tengo que reconocer que debido a la gran cantidad de historias protagonizadas por Spiderman, nunca me he planteado ser un coleccionista completista del personaje, como si lo son muchas personas a las que leo en los foros de internet como los de Dreamers. Pero tras conocer, por medio de diferentes páginas webs que recorren la historia del personaje desde su nacimiento hasta ahora, toda la vida y los personajes que habían rodeado y rodean a Peter Parker, hubo una historia que si tenía muchas ganas de tener, y esa era la de la boda entre él y Mary Jane.
De hecho, mi afición al personaje también se debe al interés que me causó el primer coleccionable que sacó Planeta de Agostini con motivo del estreno de la primera película. En la primera entrega, en un pequeño fascículo número 0, salía una imagen de dicha boda, y yo (sin saber que el personaje tenía un pasado y un futuro) pensaba que me estaba haciendo la única colección de Spiderman, y que dicha colección finalizaría con la boda. Por eso sentí una pequeña decepción cuando supe que la boda no se incluiría en el primer coleccionable, pero me alegré cuando supe que si saldría en el segundo.
Y por fin la conseguí, y por fin me la leí. Y efectivamente he quedado muy satisfecho, y disiento de la política de Planeta de Agostini, que creo que tendría que haber incluido esta historia en el primer coleccionable, como colofón del mismo, junto con las historias del Duende que quedaron colgadas, y que son con las que se ha abierto el segundo coleccionable.
Pero la historia en si de la boda me ha gustado mucho. El soltero Peter Parker por fin se casaba, con una chica a la que conocía desde hacía años (Mary Jane Watson) pero antes de eso pasaba por muchas dudas, e incluso llegaba a pensar en cancelar la boda. Recordaba su pasado, especialmente junto a su primera chica, Gwen Stacy, e incluso (en uno de los momentos que más me han gustado) le decía a la foto de Gwen que le ayudase a elegir, ya que a él le hubiera gustado que ella fuera su chica, pero ahora iba a casarse con otra. Y por otro lado las dudas de la propia MJ. Quiere a Peter, pero está acostumbrada a un ritmo a un ritmo de vida que quizás no pueda llevar (cosa que le preocupa sobretodo a Peter, preocupado por no poder darle lo que se merece). Afortunadamente vencen sus miedos y dudas y se casan, en una ceremonia muy bonita y en una historia que (en resumen) me gustó mucho, como ya habrás podido notar. Incluso lo suficiente para escribir este artículo.

Vengadores desbandados

Después de un larguísimo día de trabajo, no podía irme a la cama sin leer, al menos, un tebeo. El elegido ha sido el Avengers 501 o, lo que es lo mismo, la segunda parte de Avengers Dissasemble, la saga con la que, como diría la publicidad, Brian Michael Bendis pretende remover los cimientos de los Héroes Más Poderosos de la Tierra, y tralarí, tralará.
Podría poner un gran ATENCIóN SPOILERS a continuación, y ahí queda puesto, pero a estas alturas queda poco por destripar que no haya destripado ya la misma Marvel, ¿verdad? Desintegrar a los Vengadores es un gran golpe de efecto que, no por utilizado en anteriores ocasiones (aquel sosísimo Avengers 300, por ejemplo) deja de tener su morbo pero, ¿es necesario anunciarlo a bombo y platillo? Creo que hubiera leído esta aventura con mayor interés de no ser porque… ¡Desde el principio sé cómo va a acabar! Y no lo entiendo, la verdad, porque hasta ahora el truco de reservarse las sorpresas le había servido de maravillas a Joe Quesada para recuperar el interés por lo que ocurrirá a continuación. Aquí ya está claro que van a morir muchos, que el grupo se desbandará y que luego renacerá de sus cenizas. El morbo consiste en saber cómo.
bueno, pues la primera parte del cómo, el #500, no me emocionó demasiado. Bendis jugaba a Millar, con unas escenas muy espectaculares, a lo El día del mañana, es decir, a lo blockbuster veraniego, pero digamos que la magia se rompía, al menos se rompía para mí, cuando los Vengadores se cagaban los pantalones cuando les colocaban delante cinco ultrones… total, antes sólo se habían enfrentado a unos cuantos cientos a la vez. Esa ignorancia absoluta por parte de Bendis no de lo que ocurrió en algún oscuro episodio de la etapa de Larry Hama, sino de lo que sucedió apenas cinco años atrás en unos tebeos excelentes y que además supusieron la penúltima aparición de Ultrón supone un desprecio peligroso. El tomar por irrelevante la etapa de Busiek hace que yo me tome ésta que ahora se abre como tal. Qué le vamos a hacer.
El #501 me ha gustado más. Reina la bronca en el grupo y eso es siempre divertido y recuerda a los tiempos en los que me enganché, los de Shooter, Byrne y Pérez (los primeros de Forum, vaya. ¡¿De verdad que han pasado veinte años?!!!), y se acrecienta el interés por cómo ocurriran las cosas y quién va a morir… bueno, quién más. ¿Se atreverán con la Avispa? Mi buen amigo Miguel Bravo, que ama a los Vengadores como si fuera miembro honorífico, dice que no se atreverán. Yo creo que son capaces. Al fin y al cabo, siempre pueden resucitarla.
Aquí está el problema. ¿Por qué, estando correctamente escritos estos tebeos, aunque mediocremente dibujados, falta la emoción en su lectura? Pues porque ya hemos leído esto antes. Ya nos han dibujado situaciones terribles nunca antes vistas rodeadas de sucesos cataclísmicos. ¿Para qué? Para volver al tradicional status quo al poco tiempo. Ya pueden destruir la mansión, que la reconstruirán. Ya puede separarse el grupo, que se reagrupará. Ya puede morir la Avispa o su señora madre, que resucitará. Ya pueden venir Spider-Man y Lobezno, que se irán. Hemos visto tantas veces a los de Marvel (y a los de DC, ya puestos) romper los juguetes para a continuación reconstruirlos que ya no nos creemos nada. Somos como los lugareños, que escuchamos al pastorcillo mentiroso clamar que viene el lobo, que viene el lobo. Pero ya no nos engañan más.
A no ser que.. ¿Y si esta vez viniera de verdad el lobo?
¡Nah! Pero la saga empieza a coger forma y a divertir. Parece que por lo menos lo pasaremos bien, y no dejo de pensar que unos Vengadores con Spidey y Lobezno pueden tener su coña, aunque sea por ver a Bendis mezclando personajes tan diferentes. Va a molar cuando el Capi les ordene tal cosa y Lobezno le diga que no, y Spidey se cachondee. Luego las aguas volverán a su cauce. Y en ocho años, volverán a renumerar con la vieja contabilidad para celebrar el #600. Y creo que allí seguiremos estando para que nos cuenten otra vez la misma historia. Si lo hacen con gracia ya tendremos un motivo para echarle un vistazo, y dudo que pidamos mucho más.

Joss Whedon en X-Men 3

Los rumores cada vez son más insistentes y hay quien dice que, a día de hoy, sólo falta una confirmación oficial: Joss Whedon podría ser el director de X-Men 3.
Según cuenta Production Weekly, el rodaje, con Whedon a la cabeza, comenzaría en junio de 2005 en Vancouver. A los de Counting Down en cambio no acaban de casarle las fechas, puesto que Whedon está sumergido en la postproducción de Serenity y apenas tendría tiempo para preparar el rodaje. No obstante, la misma página web recuerda que el creador de Buffy Cazavampiros suele trabajar en varios proyectos a la vez. No en vano ha sido el responsable de tres series que se emitían de manera simultánea: Buffy, ángel y Firefly.
La simple posibilidad de ver a Whedon dirigiendo X-Men 3 me entusiasma. Sería la mejor noticia con la que nos podríamos encontrar los aficionados , y la demostración palpable de que, si bien Warner necesita “robar” a Marvel sus equipos cinematográficos ante la nula capacidad esgrimida por la propietaria de DC en los últimos años para llevar al cine a sus personajes, la Casa de las Ideas tiene recambios que incluso superan a los profesionales fugados.
Joss Whedon ha creado durante los últimos años un universo propio increiblemente rico, coherente y emocionante que bebe al máximo de los cómics Marvel pero que además consigue superarlo en coherencia y cohesión, sobre todo si lo comparamos con la Marvel post-Jim Shooter. En Buffy y Angel, Whedon ya había hecho las mejores películas posibles de Spider-Man, X-Men o Daredevil antes de que Sam Raimi o Brian Singer realizaran las suyas. Su Buffy es más Peter Parker de lo que lo ha sido el Peter Parker de los tebeos durante gran parte de los ochenta. Su Scoobie Gang de Buffy es más X-Men de lo que lo fuera la Patrulla-X en los años de Scott Lobdell y Fabian Nicieza a los guiones. Su Angel es más oscura, más siniestra y más trascendente de lo que ha sido cualquier película de Batman, incluidas las de Tim Burton, y así podría seguir hasta el infinito. Además, su Astonishing X-Men es el mejor tebeo que está publicando ahora Marvel.
Alguien dirá que cine y televisión son dos cosas diferentes, y es cierto, pero Whedon ya tiene amplia experiencia saltando de un medio a otro, y hasta ahora falta por ver algo que le salga mal. ¿O es necesario recordar que el guión de Toy Story es siuo, o de que algunas de las reescrituras de X-Men 1 las hizo él? Pues eso. Además, X-Men 3 apunta hacia la Saga de Fénix Oscura, y, como comentaba en otro post, Whedon ya ha hecho algo muy similar en televisión.
Cuando Brian Singer decidió aceptar la oferta de Warner para hacer Superman, creí que todos salíamos perdiendo: X-Men, porque perdía al hombre que ha realizado dos extraordinarias cintas, y Superman, porque Singer es demasiado oscuro para entender el resplandeciente mundo del Hombre de Acero, aunque desde luego lo hará mejor que Michael Bay o que McG. Ahora creo que X-Men tiene la oportunidad de superarse a sí misma. Ojalá que en Marvel sean inteligentes y Whedon termine por subirse a un engranaje que ya ha venido funcionando a la perfección…

Una fantasía previsible

Llevaba ahí varias semanas, muerto de asco. De vez en cuando lo veía, lo ojeaba, le daba vueltas, me fijaba en el logo. Jugaba con la idea de leerlo, pero siempre volvía a la pereza inicial que me había producido desde que había oído hablar de su existencia. Esta mañana, en un arranque de buena voluntad, por fin he gastado diez minutos de mi vida en la lectura del tebeo. Diez minutos perdidos.
Olía mal la nueva Amazing Fantasy, y ahora no puedo por menos que confirmarlo. Reconozco que desde que Fiona Avery escribió la espantosa miniserie de Pícara (sí, esa de las portadas TAN bonitas)la tengo atravesada. Es la típica guionista de Hollywood que cree que puede llegar aquí y ponerse a escribir tebeos de buenas a primeras habiendo leído cuatro, y con una prepotencia de esas estilo “vengo de un género superior. Esto de los tebeos es para sacarme un sobresueldo” que espanta. Se nota que esto, vamos, le trae al pairo. Cuando Kevin Smith (un día hablaremos de él, por cierto, que se merece un buen de hostias bien dadas) o Joe Straczynski, tan admirado por la misma Avery, se acercaron al medio por primera vez, lo hicieron con el respeto del novato que todavía tiene mucho que aprender. Avery pasa de todo eso. Pasa de documentarse, o se documenta tan a medias que mete la pata a la primera. Y luego acaba siendo el hazmerreir de todos y la pena de algunos.
Pena porque más de cuarenta años después del cierre de la original Amazing Fantasy y cerca de diez de la irreprochable continuación que realizara Kurt Busiek, Marvel se atreve a resucitar un título mítico, que significa TANTO para todos los fans, aunque la mayoría de ellos sólo leyeran las 11 primeras páginas del último número (yo tengo unos cuantos más, aunque no todos. Y la verdad es que la serie completa merecería a la de YA un Essential), y tal atrevimiento no se ve acompañado de una cierta responsabilidad.
Hubiera preferido un título de historias autoconclusivas, a lo Unlimited Volumen 2; hubiera preferido menos espectativas levantadas a golpe de titular (Quesada se corre cada vez que consigue colar uno en cualquier periódico); hubiera preferido que la serie, simplemente, no llegara a existir, pero aquí la tenemos.
El problema de la nueva Amazing Fantasy no es que sea mediocre, que lo es; no es que intente ser una reactualización de Spider-Man (como si necesitáramos otra) sin ni una pizca de gracia y malretomando por los pelos todo el tema del totem araña, que lo es; no es que tenga diálogos-pastiche carentes de todo asomo de talento, que los tiene; no es que el dibujo y el color sean tan horrorosamente horteras, que lo son… No, esos no son los problemas. Si la serie fuera mala, sin más, bastaría con dejar de leerla.
El verdadero problema es que esta serie amenaza con llenar un hueco que ya está ocupado por una colección que ha aguantado contra viento y marea todas las amenazas de cierre imaginables. Amazing Fantasy, qué duro se me hace poner el título, amenaza con traernos la cancelación de Spider-Girl, con la excusa de que ya tenemos OTRA chica araña. Otra chica araña que no interesa a nadie, que sólo vale para llenar dos titulares de periódicos y colocar a los amiguetes del director. Otra chica araña que tendrá suerte de llegar al número doce, y que si lo hace será de manera totalmente inmerecida.
Confiemos que en Marvel continúen renovando la confianza a nuestra Mayday. Y mientras tanto, que corra la voz: NO compréis la nueva Amazing Fantasy.

Más allá de Spider-Man (pero tampoco mucho)

Pues más allá de Spider-Man hay muchas cosas a las que no dejo de prestar atención. Es lo que ocurre cuando te gustan tantos tebeos, libros, tebeos, películas, tebeos, música, tebeos, tebeos, y más tebeos!!
Cosas interesantes que se cuecen por la red: Ahora que Brian Singer está decididamente fuera de X-Men 3 y que arrecian los rumores en torno a la posibilidad de que se haga cargo de la película Joss Whedon (si eso fuera cierto, por mí que Singer haga Caperucita Roja), hemos descubierto la maqueta de los Centinelas que llegaron a preparar para X-Men 2. El juguetito costaba ocho millones de dólares, y terminaron por no hacerlo, pero la maqueta ahí sigue, lista para que alguien la recupere para X-Men 3 y se anima a, pues eso, animarla. La podéis ver en X-3Movie .
Ya en Newsarama, nos encontramos con dos cositas muy interesantes. La primera, es un previo de doce páginas de Doc Frankenstein, el nuevo cómic de los hermanos Wachowski y el nunca suficientemente alabado Steve Skroce. Una pena que no vuelva Skroce al mainstream, porque su Spider-Man es el mejor de los últimos veinte años, con perdón de Romita Jr. y Erik Larsen. Una pena que durara tan poco, pero dejó números antológicos: aquel Amazing 425 con Electro…
También en Newsarama, nos encontramos entrevista con Joe Casey y dibujines de su nuevo proyecto estilo año uno (más bien mes uno, la verdad) con Los Vengadores. El proyecto me da un poco igual, e incluso me sospecho alguna metedura de pata por parte de Casey (creo que nadie le ha hablado del Avengers 1 1/2 que hicieron Roger Stern y Bruce Timm), pero reconozco que los dibujos de Scott Kolins están pero que muy bien.
Para terminar con Newsarama, per la graciosa historia de quién será Superman. Mark Millar jura y perjura que la capa se la pondrá Jim Cavaziel (sí, muy apropiado. Total, ya ha hecho de superhéroe en La Pasión). Harry Knowles niega tal cosa en AICN y Millar contraataca apostando 1000 dólares. ¿Quién tendrá razón? Saldremos de dudas pronto, espero.

La saga de Willow Oscura

Hoy termina, con permiso de Canal +, la emisión de la sexta temporada de Buffy Cazavampiros… O lo que es lo mismo, la mejor adaptación televisiva de un superhéroe jamás realizada. Si, puede que Bufy no provenga del cómic, pero la influencia de éstos es evidente en toda la serie, hasta el punto de que Joss Whedon han conseguido lo que pocos tebeos logran: mantener una coherencia y una evolución constante a lo largo de siete temporadas. Buffy toma prestado precisamente el esquema evolutivo de Spidey: una adolescente que descubre sus superpoderes en el instituto, y a la que vemos crecer durante los años siguientes, hasta que alcanza la madurez. ¿Y en el camino? Pues en el camino, como en la vida, ocurren… cosas.
No obstante, entiendo que Marvel apostara al máximo por conseguir los servicios de Whedon no para Spider-Man, donde todavía nos debe alguna historia, sino para Astonishing X-Men, y lo comprendo sobre todo después de ver la sexta temporada, ésa que hoy acaba. Asimilado el hecho de que Whedon incluye una gran cantidad de referencias a los tebeos y asimilado también su cariño hacia los tiempos clásicos de la Patrulla-X, pero sobre todo su manera, inteligente e imprevisible, de contar las historias, hacia el tercer o el cuarto capítulo de la temporada tuve el pálpito: “Este tío me está contando la saga de Fénix Oscura”. Y acerté. Paso a paso, Whedon repite con la mejor amiga de Buffy Summers el camino de corrupción seguido por Jean Grey, si acaso con mayor crueldad, porque Willow llevaba bien su terapia de recuperación hasta que le arrebataron su única razón para vivir. Incluso el combate con el que fuera su mentor tiene paralelismos con el que tuviera Jean con Xavier (Impresionante el retorno de Giles, mi personaje favorito de la serie y con el que más he terminado por identificarme. Será la edad. En la conversación que mantiene luego con Buffy sólo falta un “No se os puede dejar solos”). De antología además el comienzo de la séptima temporada porque es evidente que a Whedon, además de gustarle más el final alternativo del Uncanny 137, también prefirió el comienzo original del 138.
Después de ver estos episodios, comprendo que Whedon es el director perfecto para X-Men 3, después de la espantada de Singer. A ver si también lo tienen así de claro en Fox, porque podría darnos una película que deje insignificantes las dos anteriores.
Y no pierdo las esperanzas de que algún día escriba Spider-Man. ¿Quizás detrás de Astonishing? Ya que estamos, ¡¡pedazo de tebeo!!

Crítica de cine: LA LIGA DE LOS HOMBRES EXTRAORDINARIOS

league_of_extraordinary_gentlemen.jpg
Crítica escrita originariamente el 7 de octubre del 2003
Antes de comentar la película “La liga de los hombres extraordinarios” tengo que decir que yo aún no me he leido el cómic en el que se basa. Pero tengo que decir que con la película he disfrutado enormemente. Quizás se deba a que cuando era pequeño mi afición eran las historias de Sherlock Holmes y casí cualquier cosa de aventuras ambientada en la época victoriana. Por eso, que este film me reuna a personajes emblemáticos de la literatura de aquella época, me gusta mucho, combinándolo todo con el espectáculo de las superproducciones de hoy en día. La película la encuentro super-entretenida y muy buena, los personajes muy buenos (ahí es nada ese Hyde tipo Hulk) y ciertos detalles de guión (que ese Hyde bestial sea el animal de los crímenes de la Rue Morgue, historia de Edgar Allan Poe, o que el malo sea el profesor James Moriarty, enemigo mortal de Sherlock Holmes) me encantaron. Por eso ahora me compraré tanto la primera como la segunda serie en comic de “La liga de los hombres extraordinarios”, porque cuando además leo que la película ES INFINITAMENTE INFERIOR al cómic, entonces este debe de ser una obra maestra.
De todas maneras la película podía ser excelente si no fuera por ciertos detalles que… “chirrian”, por ejemplo esa supercarrera por las calles de Venecia como si fuera Lemans (y donde, mira tu por donde, no se encuentran a nadie) y que las escenas de acción estan montadas al estilo tres fotogramas por segundo, cuando en una película de estilo clásico, tendrian que haber sido montadas de una manera más clara, y no tan confusas. Pero son detalles que no desmerecen a una película con la que disfruté enormemente.
CALIFICACIóN: **** (buena)

Crítica de cine: CATWOMAN

catwoman_ver3.jpg
Sinceramente, no sé ni como empezar a comentar semejante despropósito de película. Primeramente diré que Catwoman fué EXCELENTEMENTE interpretada por Michelle Pfeiffer en “Batman vuelve”. Aquella SI era la verdadera Catwoman de los comics. Y también recomiendo la serie que actualmente edita Norma sobre Catwoman. Ese SI es el verdadero personaje.
Esto, que dice ser una película basada en dicho personaje, NO LO ES. Ni la protagonista es Selina Kyle (la auténtica Catwoman) ni vive en Gotham ni tiene NADA que ver con el personaje original. Bueno, no habría problema ahi si la cosa hubiera ido para bien. Pero no.
La película se deja ver, no lo negaré, pero sólo una vez. Su argumento es simplón, los actores dan pena (especialmente Benjamin Bratt, que NO PINTA NADA). Halle Berry a ratos está correcta (sobretodo después de la transformación) pero cuando se pone ESE TRAJE DE PUTA no hay, sinceramente, quien se la crea (como leí en un foro de comics, dificilmente salvaría al mundo esta heroina en invierno, porque pasaría un frio
Y luego la estética es horripilante, que se hayan gastado 100 millones de dólares en hacer esto es vergonzoso, porque sólo en una escena donde el personaje de Sharon Stone cae desde gran altura…. PARECE QUE HAYAN COGIDO UN MANIQUI Y LO HAYAN TIRADO POR LA VENTANA. Y bueno, en general la película me recordó (visualmente) a la también infumalble “Batman y Robin”, o sea que haceros una idea de lo que será.
CALIFICACION: * (mala)
LO MEJOR: Alguno habrá que se ponga cachondo viendo el escote de la Halle Berry
LO PEOR: Son tantas cosas que como me ponga, estoy una hora.
1 373 374 375 376