Rubén Guzmán (Redactor)

Surgió del Manzanares igualito igualito que el último mohicano, asegurándose su origen puro de madrileño. Debe de ser cierto, porque en ocasiones sufre tics nerviosos que son el inicio de un chotis.

Estudió Periodismo, caldo de cultivo donde conoció a J. Clemente, y una vez allí decidió convertirse en un hombre útil para la sociedad… de bienestar, ya que su pasión por los videojuegos le han llevado a escribir numerosos artículos en la prensa del sector, compaginando esta lúdica tarea con los estudios, el trabajo y el rascarse la barriga. También ha pasado un inevitable víacrucis radiofónico (como crítico de cine), pizzero (como Peter Parker en Spider-Man 2, vaya) y webero.

Toda una vida disimulándolo y resultó que era un auténtico profesional: la oportunidad de demostrarlo vendría al realizar la titánica labor de catalogar a todos los personajes del Universo Arácnido, con una minuciosidad sospechosamente cercana a la que empeñan algunas adolescentes cuando recogen material de sus ídolos musicales. Además, emite la misma clase de ruiditos.

En la actualidad, cuando suelta el mando de la consola de videojuegos, Rubén vive la vida como un Prometeo moderno: nos trae el fuego de su hilarante visión de la vida, mezcla de tragedia griega y fatalismo arabe, mientras el águila de la realidad baja cada día a picotearle el hígado. Quizá la razón por la que no prueba el alcohol es para no cargarse una especie protegida. Tanta es la consideración que muestra por su prójimo.

(Texto de Rubén Villoria)