El Asombroso Spider-Man 108

El Asombroso Spiderman 108

Guión: Gerry Conway, Tom DeFalco Robbie Thompson y Jason Latour

Dibujo: Carlo Barberi, Stan Goldberg, Stacey Lee y Robbi Rodriguez

Tinta: Juan Vlasco y Scott Hanna

Color: Israel Silva, Paul Mounts, Ian Herring y Rico Renzi

Contiene: The Amazing Spider-Man vol.3 19.1 y 20.1, Marvel 75th Anniversary Celebration one-shot, Silk 3 y Spider-Gwen 4 y 5 USA

Formato: Comic-book, 17×26, lomo, 120 páginas

Precio: 6,95 €

Sinopsis: «Con la conclusión de “Espiral”. La ola de crímenes que asuela Nueva York continúa imparable, mientras que Spiderman se ha visto atrapado entre un grupo de supercriminales y su aliada, El Espectro! Y además, continúan las aventuras de Seda y Spider-Gwen y el mítico Tom DeFalco vuelve a casa para una pequeña gran historia del trepamuros».

Tiempo de finales en el tomo de este mes, el de la Espiral y la guerra de bandas de Gerry Conway por un lado y el de la primera miniserie serie de Spider-Gwen por otro. Además, el tomo cuenta con una pequeña historia especial, a cargo ni más ni menos que de Tom DeFalco. Con todo ésto ¿que podría salir mal?…

UNA ESPIRAL QUE ACABA MAREANDO  

Una vez terminado, podemos concluir que el arco argumental Espiral no ha estado a la altura de lo que cabía esperar. Es cierto que ni remotamente es de los peores cómics del trepamuros, pero Conway tristemente parece haber escrito esta historia con el piloto automático, repitiendo exactamente el mismo esquema narrativo número tras número.

Esto último se le podría haber perdonado a la trama de haber contado con un desenlace a la altura, pero por desgracia termina con un anticlimático cabo suelto que a saber cuando se retomará vistas las líneas maestras que está siguiendo la franquicia arácnida actualmente en USA, y un Señor Negativo que jamás llega a ser la amenaza que se ha ido construyendo a lo largo del relato.

El único acierto destacable de Conway durante la miniserie es haber sabido combinar a la perfección en su retrato de Peter el perfil clásico del personaje,perfectamente reconocible por cualquier aficionado, con el status quo que le ha proporcionado Dan Slott en los últimos tiempos. Pero tal logro por sí mismo no basta para salvar a Espiral del tedio absoluto.

Respecto al dibujo de Carlo Barberi, se muestra bastante correcto en las escenas de acción del tebeo, pero cuando no usa expresiones faciales desacertadas directamente las plagia por doquier, estropeando en cierta medida cualquier escena en la que aparezcan civiles.

En conclusión, Espiral podría haber sido una de esas joyitas de complemento que a veces produce la franquicia arácnida (no hay más que leer el Spectacular Spider-Man del propio Conway para comprobarlo) pero finalmente se ha quedado en una historia sosa y olvidable. Conway tiene una nueva oportunidad  en la nueva Marvel a los guiones de Matanza, esperemos que la aproveche.

NOTA: 6/10

SPIDER-MAN MEETS ARCHIE

Con motivo del 75 aniversario de Marvel, la editorial decidió sacar un tomo donde guionistas y dibujantes de todas las épocas se reuniesen para escribir de nuevo historias cortas de los personajes con los que destacaron en el pasado. Panini ha ido recuperando algunas de estas historias por separado en las respectivas cabeceras de esos personajes y por esa razón ha aparecido ésta en el tomo que nos ocupa.

Tom DeFalco es conocido de sobra por ser el guionista de Spider-Man durante la famosa etapa del traje negro y el primer editor en cohesionar realmente las cabeceras de la franquicia arácnida. Un dato algo que puede que sea más desconocido es que Defalco también fue guionista de Archie Comics, junto al artista tristemente fallecido Stan Goldberg. Goldberg además fue partícipe del diseño de color de los primeros números de Amazing Spider-Man, por lo que tiene todo el sentido del mundo que el dúo se uniera para una historia especial del trepamuros.

La era de Stan Lee, Romita y la pandilla del Cofee Bean es la elegida para mezclar las aventuras de Spider-Man en las de Archie, en un relato corto que debe analizarse más por su valor simbólico, que por su calidad intrínseca. Es posible que su tono excesivamente ligero eche para atrás a muchos lectores, pero considero que como funciona homenaje a dos iconos del cómic americano.

NOTA:6,5/10 

SITUACIÓN EXPLOSIVA

Continúa la guerra de Seda contra la villanizada Gata Negra, que hará cualquier cosa para terminar con nuestra protagonista. Sin embargo, en mi opinión lo mejor del número se lo lleva un Jonah Jameson al que me encanta que vayan dando esas pinceladas de humanidad de vez en cuando.

Además, el número cuenta con la participación de Spider-Man, pero su presencia es meramente anecdótica y únicamente sirve para contextualizar un poco la situación al lector que se haya subido a esta serie sin leer antes la cabecera principal del trepamuros. De nuevo el «tío Pokemon»,como lo llama Cindy  vuelve a tener importancia en la trama, y resulta tan cliché como en el tomo anterior pero sigue funcionando bastante bien.

Por lo demás, el dibujo de Stacey Lee pasa de transmitir perfectamente las emociones de los personajes al comienzo del número, a estar más abocetado que nunca hacia el final y especialmente a la hora de dibujar a Spider-Man. El apartado gráfico de esta cabecera hasta ahora funciona muy bien en su estilo pero resulta bastante irregular.

El cliffhanger del número promete avanzar más de la trama principal de la colección, de la cual hasta ahora no hemos tenido más que atisbos, así que estoy expectante por continuar leyendo.

NOTA:7,5/10 

CAE EL TELÓN, DE MOMENTO 

Dos números totalmente diferenciados entre sí terminan lo que Marvel ha dado en llamar «primera miniserie» de las aventuras de la Gwen Stacy de un universo alternativo como Spider-Woman. El primero es un número totalmente intimista en el que Gwen decide visitar la casa de los Parker al seguir luchando contra los remordimientos por la muerte de Peter. Resulta un número bastante emotivo en el que se empatiza tanto con la protagonista como con la Tia May de este universo.

El segundo es un número que explota completamente el lado «teen» de la cabecera al presentar a una insólita versión de Felicia Hardy relacionada con el entorno de las Mary Janes. El único problema que le encuentro a dicha versión es que al mezclarla con los oscuros Matt Murdock y Kingpin presentados anteriormente los dos tonos de la cabecera chocan en una amalgama que no me termina de convencer. Poco más se puede decir ya del espectacular trabajo de Robbi Rodriguez en el dibujo, si bien su Tia May cambia súbitamente su rostro de una viñeta a otra.

Si bien personalmente no me termina de enganchar, más allá del diseño molón de su traje Spider-Gwen ha demostrado ser una propuesta lo suficientemente sólida para contar con su propia serie abierta en la nueva Marvel, que los lectores españoles podremos disfrutar en su propio 100% Marvel en lugar de en el tomo mensual según anuncia el Spot On de este mes.

NOTA:7,5/10

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *