El Asombroso Spider-Man #95

 El Asombroso Spiderman 95
Guión
: Dan Slott, Christos Cage, Joe Caramagna y James AsmusDibujo: Humberto Ramos, Javier Rodriguez, Giusseppe Camuncoli, Chris Eliopopulos, Nuno Plati, Siay Qum, Pepe Larraz y Andres Mossa

Color: Edgar Delgado, Javier Rodriguez y Antonio Fabela

Entintado: Victor Olazaba, Alvaro Lopez y Jim Charalampidis

Contiene: Amazing Spider-Man vol.3 1-2 y The Superior Foes of Spider-Man 10 USA

Formato: Comic-book, 17×26 cm, lomo, 96 páginas

Precio: 5,95 €

Sinopsis
¡Aquí está! ¡Vuelve el mayor superhéroe de todos los tiempos! El mundo ha cambiado desde que el auténtico trepamuros lo abandonara, pero también lo ha hecho Peter Parker. Aquí está un hombre que ha recibido una segunda oportunidad en la vida, y no está dispuesto a desperdiciarla. La Suerte Parker de siempre sigue ahí, pero ahora también tenemos una nueva Actitud Parker. Dan Slott, el

guionista detrás de “A lo grande” y de “Spiderman Superior”, sigue al frente de las aventuras del Hombre Araña, en su mejor momento de las últimas décadas… ¡Y Humberto Ramos también ha vuelto a casa! 

Señoras y señores, Peter Parker ha vuelto.

Así es, tras meses siguiendo las andanzas de Otto Octavius, el autodenominado Spider-Man Superior, usurpando el cuerpo de nuestro amigo y vecino, el aparentemente incombustible Dan Slott abre en éste tomo un nuevo capítulo de su larga etapa al timón del trepamuros, devolviéndonos al único e inimitable Peter Parker. Después de mantenernos en vilo número a número con una premisa tan atrayente (y polémica al mismo tiempo) como la de la recien terminada cabecera, ¿será capaz Slott de seguir captando nuestro interés?

Lo primero que cabe destacar de éste nuevo comienzo es el evidente cambio de tono respecto a lo que veníamos leyendo en Superior. A pesar de todas sus desgracias, Peter Parker ha sido durante su trayectoría un personaje alegre y vitalista, capaz de superar todo lo que el destino le pone por delante a golpe de chascarrillos, y su actitud al regresar al mundo de los vivos tras sacar a Octavius de su cabeza no iba a ser menos. Vuelve el Spider-Man sarcástico, con el mantra de salvar vidas por delante de todo y, por qué no decirlo, con la característica mala suerte que de vez en cuando le hace vivir situaciones tam hilarantes como la que incluye el primer ejemplar americano del tomo.

Pero no todo serán alegrías para Parker, porqué deberá lidiar con todo el berenjenal que armó el bueno del Doctor Octopus mientras estaba en su cuerpo, tanto en el ámbito personal como el superheroico. Ésto nos lleva a hablar de lo peor y lo mejor del tomo.

Por un lado entre lo más flojo tenemos como antagonista principal a un Electro totalmente impostado por su aparición en el film “The Amazing Spider-Man 2“, pero que por suerte viene acompañado de tramas de fondo que se adivinan mucho más interesantes, como el regreso de cierta dama muy cabreada por algo que le hizo nuestro trepamuros cuando no era él mismo, o la aparición de otra que promete remover el universo arácnido desde sus mismos cimientos.

Pero, por el otro, tenemos a una Anna Maria Marconi que, contra todo pronóstico, sigue su camino para proclamarse el mejor personaje secundario del universo arácnido jamás creado por Slott (si es que no lo es ya). Su nueva relación con Peter puede convertirse en uno de los mayores atractivos de la nueva cabecera si se desarrolla adecuadamente.

Por el camino tenemos una nueva dirección laboral para la empresa de Peter y encuentros con superheroes bastantes propios de Slott, desde esa formación principal de los Vengadores, tan reducida en comparación a la que aparece en el resto de cabeceras de Marvel, que solo aparece en sus tebeos, a cierto miembro del cuarto fantástico al que el guionista le tiene perfectamente cogido el pulso a la hora de juntarlo con Spider-Man. Dichos encuentros sirven para ayudar a encuadrar las vivencias de Peter dentro del Universo Marvel, así como para seguir exprimiendo las diversas consecuencias de las vivencias de Otto como Spider-Man.

Para terminar el apartado propiamente arácnido, se incluye unn simpático relato de tan solo tres páginas por Joe Caramagna al guión y Chris Eliopopulos como dibujante. A pesar de ser un simple repaso de las habilidades básicas de Spider-Man, resultará de gran utilitad a aquellos que se sientan confusos respecto a los conocedores de la identidad secreta de Peter desde Un Día Más.

Y como viene siendo costumbre, el tomo cierra con la cabecera de Los Enemigos Superiores de Spider-Man por Nick Spe…Espera un momento ¿donde están Nick Spencer y Steve Lieber? En efecto, éste ejemplar contiene una especie de fill-in, con relatos cortos sobre el pasado de tres de los miembros de los “Seís Siniestros” (Turbo, Escarabajo y Demonio Veloz), con una historia de fondo situada justo antes del final del número anterior de la cabecera para ambientar dichos flashbacks.

Estas historias han sido realizadas por James Asmus al guión y toda una pléyade de dibujantes, y aunque todas ellas resultan entretenidas (a destacar sobretodo la labor de Pepe Larraz en el segmento de Demonio Veloz), no llegan al nivel de la serie principal y hacen desear al lector aún más que llegue el siguiente número.

En el apartado gráfico principal del tomo, tenemos al sempiterno compañero de viaje de Slott desde que empezase su andadura como guionista de Spider-Man en solitario. Humberto Ramos vuelve para ilustrar éste nuevo comienzo del trepamuros, con un estilo dinámico y luminoso que, si bien recae en algunas incorrecciones anatómicas propias del artista, viene como anillo al dedo al tono que Slott quiere imprimir a sus historias. Por su parte, Javier Rodriguez y Giuseppe Camuncoli, cada uno en su estilo, realizan un trabajo más que correcto en el resto de historias de complemento incluidas en el tomo.

Tras la montaña rusa de emociones que supusieron las andanzas del Spider-Man Superior, éste nuevo capítulo de corte más clásico supone un lógico bajón de calidad. Pero por suerte ya se atisban los cimientos de lo que podrían ser grandes historias por parte de un guionista que parece no haber perdido fuelle en absoluto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *