Spider-Man Superior #94

 Spiderman Superior 94
Argumento
: Dan SlottGuión: Christos Gage, Kevin Shinick y Nick Spencer

Dibujo: Giuseppe Camuncoli, Javier Rodriguez, Philippe Briones, Marco Chechetto, Ron Frenz, Sal Buscema y Steve Lieber

Color:  Antonio Fabela, Javier Rodriguez, Veronica Gandini y Rachelle Rosenberg

Entintado: John Deli, Terry Pallot, Álvaro Lopez, y Sal Buscema

Contiene: Superior Spider-Man 30-31, Superior Spider-Man Annual 2, Superior Spider-Man Team-Up 12 y The Superior Foes Of Spider-Man 9 USA

Formato: Comic book, 17×26 cm, lomo, 160 páginas

Precio: 8,95€

Sinopsis: Con la conclusión de la historia que cambiará para siempre el destino del Spiderman Superior. Sólo hay un hombre que pueda salvar a Nueva York de la Nación Duende… ¡Y ese hombre es el auténtico y verdadero Spiderman Superior! Además, contempla un revelador encuentro, nunca antes visto, entre el Doctor Octopus y el Duende Verde. ¿Echabas de menos al auténtico Hombre Araña? Aquí lo tienes, enfrentado a dos de sus peores enemigos. Nada será igual después de esto. 


Llega el tomo de Spider-Man más esperado de los últimos meses. Final de Nación Duende. el último arco argumental de Spider-Man Superior. Durante un año entero, hemos seguido ansiosos mes tras mes las andanzas de Otto Octavius como Spider-Man, algo que parecía imposible cuando Dan Slott anunció tan descabellada propuesta durante el relanzamiento de Marvel Now. Ahora que éste increíble ciclo de historias llega a su final cabe preguntarse ¿ha estado el final a la altura de las expectativas?…Pues, la verdad, es una pregunta difícil de contestar.

El tomo empieza extrañamente con un Annual dividido en dos partes, en las que Spider-Man pasa a un segundo plano y  cede el protagonismo a su elenco de secundarios. La primera de las historias personalmente me ha encantado ya que está protagonizada por un personaje al que tengo mucho cariño: Ben Urich, el periodista que descubrió la identidad secreta de Daredevil, y que ahora se encuentra en plena Nación Duende asimilando que su sobrino Phil es en realidad un supervillano. Pero Urich creerá que no todo está perdido para Phil cuando descubra que, en Industrias ParkerSajani acaba de desarrollar un antídoto contra el suero del Duende que necesita ser probado…

La plantilla del Daily Bugle había sido bastante dejada de lado desde que empezó Superior, así que es de agradecer que éste Annual se detenga un instante a analizar las consecuencias que tuvo para ellos (en especial para Ben) el desenmascaramiento de Phil Urich. Además, el dibujo de Javier Rodriguez (en su tercera colaboración para ésta cabecera) le da un toque único a ésta parte del Annual que acentúa el ambiente oscuro en el que se mueve Urich. Y la secuencia a doble página en la que Spider-Man pelea contra el Caballero Duende es bastante original.

Respecto a la segunda parte del Annual, dibujada por un para mí desconocido, Phlippe Briones, tiene como protagonista a Yuri Watanabe alias El Espectro, que como recordareis se encontraba en Industrias Parker retenida a manos del Cerebro Viviente. Sinceramente, creo que éste segmento es un parche para solucionar cierta situación con la que los guionistas no sabían lidiar exactamente dentro de la trama una vez la propusieron, y por lo tanto decidieron finiquitarla rápidamente.

Una vez terminado el errático Annual, llega el turno a la parte importante, las dos últimas partes de Nación Duende, que ofrecen muchas cosas buenas y otras malas. Por un lado, el ritmo de la narración es absolutamente impresionante, en cada viñeta está pasando algo que el lector no puede perderse, ya sea a nivel de espectáculo o emocional. Por desgracia, esto también juega en contra de la historia, ya que en ocasiones puede parecer que los acontecimientos son demasiado apresurados, que la narración necesitaría detenerse un momento para analizar lo que acaba de ocurrir antes de pasar a lo siguiente.

Éste detalle queda especialmente patente en la intervención clave de Peter Parker en la historia, la cual a pesar de ser francamente emotiva, entre lo rápido que sucede todo y que el dibujo de Giussepe Camuncoli no termina de funcionar, pierde algo de la fuerza que debería tener.

Por otro lado, el giro de tuerca sobre quien se esconde bajo la máscara del Rey Duende me parece bastante logrado, combinando lo esperado y lo inesperado en la mejor tradición de Stan Lee y Steve Dikto. La batalla final, con Anna María como rehén, resulta un homenaje a las batallas clásicas entre Spider-Man y el Duende Verde que reivindica lo que realmente significa ser Spider-Man. Pero por desgracia (y ésto es algo sobre lo que me voy a explayar a continuación) el hecho de que su trama quede abierta empaña notablemente el resultado final.

Y es que, a pesar de los notables resultados de ventas que obtuvo anunciando Superior Spider-Man con un flamante número uno, Marvel debería haber planteado a los lectores ésta colección como lo que realmente es: un capítulo más en la larga historia que está contando Dan Slott desde que empezó como guionista de Amazing.

Porqué el que busque un producto cerrado y completo en la cabecera de Superior quedará francamente decepcionado: El final no solo es muy apresurado tanto a nivel de guión (Dan Slott solo ejerce de argumentista dejando los guiones a Christos Gage) como de dibujo, dando la impresión de haber sido escrito rápidamente de cara al estreno de The Amazing Spider-Man 2 y el nuevo volumen de la cabecera, sino que además muchas de las líneas argumentales quedan inconclusas para ser resueltas en dicho volumen.

Incluso el epílogo de la serie, que termina de establecer el escenario en el que se moverá la nueva colección y nos deja un momento francamente bueno de la mano de Jonah Jameson, está dibujado por Will Sliney (quien se encargará de dibujar la nueva serie protagonizada por Spider-Man 2099 y guionizada por ni más ni menos que Peter David), un artista que tal vez no tenga todavía la experiencia suficiente para encargarse de un número tan supuestamente importante.

A continuación el último número de Spider-Man Team-Up nos muestra la segunda parte del relato de la enemistad entre el Duende Verde y el Doctor Octopus después de que el primero envenenase con un virus letal a la única mujer que había amado, relato que al mismo tiempo funciona como segundo epílogo de la cabecera de Superior.

Vuelvo a destacar lo que mencioné en la pasada reseña: Se trata de una historia muy bien construida por Kevin Shinick que conoce y domina perfectamente a los personajes que trata, pero me resulta total
mente innecesaria en el contexto en el que ha sido realizada (crear una rivalidad previa entre Octavius y el Duende Verde mediante retrocontinuidad). Aunque no puedo negar que los paralelismos entre la vida de Otto y sus acciones como Peter Parker resultan interesantes.

Para terminar, y con un tono completamente distinto, tenemos los Enemigos Superiores de Spider-Man de la mano de Nick Spencer. En éste número el humor y el avance de una trama que cada vez va ganando más en complejidad están perfectamente equilibrados, así que por un lado tenemos el inevitable duelo entre Bumerang y ¿Bullseye?, por el otro el duo cómico que han acabado formando El Conmocionador y la cabeza de Cabello de Plata (con la intervención de cierto acuoso villano de la galería del trepamuros)  y por último el intento de Fred de sacar provecho de una guerra entre el Buho y el Camaleón (quien protagoniza un momento bastante hilarante usando sus habilidades en privado) que él mismo ha provocado.

Respecto al apartado gráfico, resulta evidente que Camuncoli no era el indicado para dibujar éste arco argumental, y que Marvel debería haber buscado a alguien a la altura de Ramos o Stegman para terminar la saga. A su favor puedo decir que su Spider-Man resulta verdaderamente icónico, lo cual ayuda a transmitir el sentimiento que quiere lograr la saga. Pero no pocos momentos quedan arruinados por lo extrañas que le quedan las expresiones faciales de los personajes sin máscara.

El dibujo de Frenz y Buscema es muy efectivo a la hora de hacer que el lector se retrotraiga a la época en la que se ambienta el relato, pero el coloreado excesivamente oscuro vuelve a empañar el resultado final (es cierto que se trata de una paleta de colores acorde con el tono de la historia, pero sinceramente creo que resulta demasiado exagerada). Chechetto cumple en la mitad de la doble página que le corresponde, pero sin embargo su propio estilo de dibujo hace que la viñeta final no transmita la luminosidad que debería . Y respecto a Steve Lieber en los Enemigos Superiores, nada nuevo que comentar, el artista continua manteniendo su alto nivel como de costumbre.

Es evidente que Marvel se ha tomado “Nación Duende” como un simple trámite entre el final de Superior Spider-Man y el final de la nueva cabecera, poniendo todos sus esfuerzos en el nuevo relanzamiento. Esto ha impedido que el arco argumental, aún siendo una buena historia con bastante puntos positivos, se convirtiese en el épico final de etapa que podría haber sido, y que aquellos que pensasen terminar su andadura con el trepamuros en éste punto necesitaban.

Por mi parte solo me queda esperar que la nueva cabecera que empieza el mes siguente esté a la altura de la que, contra todo pronositico y a pesar de no ser perfecta, se ha convertido en una de mis etapas favoritas de Spider-Man. Larga vida al Spider-Man Superior.

3 comentarios

  • No me ha convencido mucho ese final, por lo de que Norman Osborn se ha ya cambiado la cara y sea un desconocido cualquiera. Y lo peor aun es que según dicen la formula duende le ha quitado la locura. No se que pensar.

  • SPOILERS DEL TOMO
    Yo le veo mucho potencial,por un lado ahora cada vez que Slott presente a cualquier personaje aparentemnte irrelevante en su etapa podría ser en realidad Osborn. Y uno de los atractivos del personaje es que ya era un cabronazo antes de tener la formula del Duende en sus venas.Lo dicho le veo potencial para ser una de las versiones de Norman jamás vistas,pero todo podría quedar en agua de borrajas,ya se verá

  • No, Juan Carlos, lo que le quitó la locura fue el antídoto que elaboró Ock, asegurando Osborn que a partir de ahora será más cabronazo que cuando tenía la fórmula Duende…
    P.D. No sé que me da lo de que metieran a Liz y a su hijo como cómplices de Norman

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *