The Amazing Spider-Man 2: El poder de Electro. Crítica de la película.

 

Las críticas de los colaboradores de Bajo la Máscara sobre la nueva película del trepamuros van llegando poco a poco a nuestra redacción y estamos encantados de poder ofrecéroslas en nuestra web.

En esta ocasión, os presentamos las impresiones de Fran Gómez Santos sobre la secuela de la saga arácnida dirigida por Marc Webb.


Es la una y media de la mañana y acabo de llegar a casa de ver la segunda entrega del Spider-Man de Marc Webb. Dudo durante un instante si debo escribir en caliente y me digo que lo peor que podría pasar es que nadie leyera esto. Jack Daniel’s con cola, Moleskine y bolígrafo. Ahí vamos.

Como os decía, hace tan sólo unos minutos, recorría las calles de mi ciudad de regreso a casa, con la mirada perdida de un parado que vuelve del INEM, un día más, con las manos vacías y la mente llena de interrogantes.
 
Me pregunto el porqué de las decisiones que ha tomado Sony, el porqué del casting y su empecinamiento en la cuota negra, de los villanos (tres son multitud, sabio el refranero), de la indumentaria del nuevo Duende Verde (aunque nadie lo llame así en toda la película), … y me da miedo entrar a fondo por que no sé qué encontraré.
 
En un acto de buena fe (o ingenuidad imbuida), decido descartar que Sony esté dedicando tanto esfuerzo y recursos a joder la vida de los fans de Spidey (con especial inquina contra los de Ditko y Romita Sr.) y entiendo que en su interés está únicamente hacer dinero. Ése es el peaje que debemos pagar con tal de poder ver a Peter Parker en la pantalla grande bajo un presupuesto de 220 millones de dólares. De acuerdo, adelante.
Si tuviera que resumiros en una palabra cómo me siento después de haber visto la película sería indiferente. A primera vista pudiera parecer mejor que enfadado pero, si lo piensas bien, la única diferencia entre ambos estados son las expectativas con las que uno acude al cine y, en este caso, eran muy escasas. No hay decepción posible de quien no esperas nada.
 
Pero entremos en materia.
 
Andrew Garfield es un problema. ¿Quién le habrá informado de que Peter Parker es una especie de Hugh Grant que no para de tartamudear, frotarse la nuca y mirar al suelo constantemente? Garfield ostenta el dudoso don de ponerme nervioso cada vez que aparece en pantalla y doy gracias por que la mitad de la película se la pase con una máscara puesta.
 
Emma Stone, por su parte, destila unas tablas y una madurez que hace empequeñecer a Garfield en cada escena compartida y convierte, aún más si cabe, en increible la relación amorosa que une a Peter y Gwen. La pésima interpretación de Garfield llega hasta el punto de estropearme la escena que cualquier seguidor de Spider-Man lleva esperando ver en el cine toda su vida. No hay dolor, no hay profundidad, no hay sinceridad, no me lo creo.
 
La pléyade de villanos es harina de otro costal.
 
Dejando de lado el error que supone mezclar a tanto malo en la misma película (¿es que los señores de Sony no vieron Spider-Man 3?), hay que repartir palos y alabanzas a partes desiguales.
Que Jamie Foxx es un actor como la copa de un pino, nadie lo va a discutir a estas alturas, pero es muy difícil dar enjundia a un personaje que parte lastrado desde la base, desde su concepción. Pretender que la versión negra del Edward Nigma de Jim Carrey o del Profesor Chiflado de Jerry Lewis nos de miedo (o en su defecto respeto) es como pretender que empaticemos con los traumas del Peter Parker de Garfield: misión imposible.
 
En el intento de edulcorar e infantilizar el universo arácnido con la finalidad de ganar el mercado adolescente, Max Dillon ha pasado a ser un personaje cómico y patético que, desde ese punto de partida y por muchas chispas que lance, no pasa de ser un espectáculo pirotécnico carente de emoción y sentimiento que, tal como vino, se marcha con mucha pena (su traje es una alegoría de la misma) y nada de gloria.
 
La misma reflexión me lleva al Rhino. ¿Dónde quedó el drama familiar de Aleksei? ¿Dónde la profundidad que algunos guionistas supieron darle? Está claro que el Rino siempre ha sido un villano de segunda que, a pesar del cariño que los fans del cómic podamos tenerle, nunca ha pasado de divertimento fugaz para el trepamuros. Se han equivocado con él. Rhino es un personaje muy parecido a Hulk, es decir, es un personaje que funciona mejor en grupo, donde sus características complementan a las del resto y su participación, de forma controlada, brilla. Por eso, creo que es un error haber hecho del Rino un personaje cómico (el personaje de Giamatti es una mezcla del loco gritón de Loca Academia de Policía y del cansino Balki Bartokomous) porque, cuando se enfunda en su coraza metálica, nos seguimos acordando de sus ridículos calzoncillos.
 
Dane DeHaan es otra cosa. La capacidad interpretativa de este chico es insultantemente poderosa. Los que lo vimos trabajar en Chronicle ya intuimos el peso que este actor puede cargar sobre sus hombros. Supongo que James Franco se sintió objeto de una merecida lluvia dorada cuando vio al nuevo Harry Osborn. Cuando Harry recibe el menosprecio por parte de su padre, te crees su dolor; cuando se muestra desesperado, te llega su ansiedad; cuando sus ojos reflejan odio y perdición, sientes pavor. Es tan buena la actuación de DeHaan que ni el horrendo vestuario y maquillaje escogidos consiguen distraernos de su drama. Bien.
 
Por otra parte, la gente está esperando a que los Seis Siniestros, ese grupo legendario de villanos, hagan su aparición en la actual saga arácnida y, ojo que esto es una primicia, los Seis Siniestros ya aparecen en esta película. Para encontrarlos sólo tenéis que añadir a Roberto Orci, Alex Kurtzman y Jeff Pinkner, los tres guionistas de la misma, a los tres villanos antes citados y ¡voilà, los Seis Siniestros al completo!
 
Bromas aparte, este trio del Apocalipsis, es el principal responsable del verdadero lastre de este metraje: el desastroso guion.
 
La película es un continuo embrollo de idas y venidas sin sentido ni profundidad que hacen de Amazing Spider-Man 2 un folletín de Corín Tellado adornado con dosis del artificio vacuo de Transformers.
 
Haceos una pregunta estúpida: ¿a qué se dedica Peter Parker? ¿Estudia? No. ¿Trabaja? Más allá de dos fotos que manda al Bugle por mail, no. ¿A caso Peter es un nini? Lamentable. ¿Cómo podemos empatizar con Peter si nos han arrebatado su lado humano? Yo os lo diré: no podemos.. ¿Y qué es sino el lado humano lo que diferencia a Spider-Man del resto de superhéroes? ¿Qué nos queda esperar de él sin eso? Efectos especiales y parafernalia. Deberían nombrar a Orci, Kurtzman y Pinkner maestros falleros.
 
Son las tres de la madrugada y me siento mejor. Quizás sea el Jack, quizás el haber soltado lastre y haberme despachado a gusto con los citados en un simbólico acto de venganza pero, sea por lo que fuere, por primera vez consigo prestar atención a otras cosas que me devuelven la sonrisa: ver a Spider-Man balanceándose entre los edificios como nunca antes lo habíamos visto, la espectacularidad de las escenas donde actúa el sentido arácnido, la sonrisa y los eternos ojos verdes de Gwen, esa maldita chaqueta azul y el vestido morado, el mejor traje de Spidey que jamás hemos visto en pantalla, …
Igual que Spider-Man nos ha enseñado que siempre debemos levantarnos después de una caída, me digo que no todo está perdido, que la siguiente será mejor y que, pese a todo, soy un tipo con suerte porque estoy viviendo en primera persona la Edad de Oro de los superhéroes en el cine y eso es algo que nadie me quitará jamás.
 

11 comentarios

  • Una pregunta, hoy e visto la película en el cine y después de los créditos a aparecido un breve adelanto de X-Men, después seguían los creditos…
    ¿Hay otra escena después de lo de los X-Men?

  • Nop, solo mostraban esa escena.

  • Es tu opinión. Es tu crítica. Pero mi crítica de tu crítica es comentarte que parece que fuiste a ver la peli con gafas de “troll”…

  • Jo tio, puse lo mismo (mucho peor explicado por mi parte) como comentario a una critica anterior de alguno de tus compañeros. 100% de acuerdo n todo.

  • Fran Gómez Santos

    Hola Tío D,
    Como todo en la vida, mi crítica sobre la película es opinable, faltaría más.
    Puedo entender que, leyendo mi crítica, tengas la impresión de que iba al cine con la idea pre concebida de que iba a ver una mala película, pero nada más lejos de la realidad.
    Puedo entender también que a tí te gustara mucho la película. Hay personas a las que le ha gustado y a mí me parece una opción respetable sin que yo opine de ellos que son unos frikis sin gusto que se tragan cualquier mierda. Como te digo, me parece muy respetable que a alguien le haya gustado la película.
    Por otra parte, como verás, he intentado limitar mi crítica al ámbito cinematográfico, evitando entrar en la típica comparativa con el cómic y sus cánones (creo que eso de “en el cómic ésto no es así” no lleva a nada positivo y demuestra tener una mente poco abierta). En ese sentido, me gustaría escuchar en qué puntos difieres conmigo. ¿Te parece buena la actuación de Garfield? ¿Crees adecuada las adaptaciones de Electro y Rino? ¿Te gusta la caracterización del Duende Verde? ¿Qué opinas del guión? Creo que ese debate es más interesante que limitarnos a decir que uno es un troll y otro un friki talibán sin capacidad de juicio.
    Esperp tus reflexiones.
    Un saludo!

  • Néstor Gascón

    No entiendo muy bien eso de “troll” o “gafas de troll”. Si al final algo gusta o no gusta es simplemente eso. Un buen debate, aparte de tachar al que ha expresado su opinión de una manera facilona, sería poner sobre la mesa lo que no te ha gustado de la crítica y qué opinas tú.

  • A mí me ha encantado. Como todas. Pero lo que creo que quiere decir el autor de la crítica, Fran, es que Spider-Man merece mucho más. Que Spidey merece una película como TDK con su Batman y no una película hecha para ganar dinero, algo en lo que estoy muy de acuerdo. Por eso creo que Fran la critica de esta manera, Tío D.

  • A mí me ha gustado y soy de los que odiaban esta saga. Por lo menos es mucho mejor que la primera parte pero en lo que comenta tiene razón: la película me mantuvo entretenido pero el guión tiene sus huecos y la vi con esa sensación de saber más o menos lo que iba a ir ocurriendo y salvo alguna sorpresa me pareció todo muy previsible.

  • Fran Gómez Santos

    Gracias a todos por vuestros comentarios. Es muy interesante leer la opinión de otros fans de Spider-Man.
    Como os decía más arriba, entiendo perfectamente que haya personas que hayan disfrutado de la película ya que, en mi opinión, es un producto de entretenimiento muy bueno.
    La cuestión es que, al menos bajo mi punto de vista, hay tres cosas básicas que cojean. Las cito:
    – La interpretación de Garfield. Creo que Andrew es buen actor, pero creo que no acierta con su interpretación de Peter Parker. Me parece un Peter demasiado histriónico, exagerado en todas sus emociones. Por otra parte, debo decir que me gusta mucho su Spider-Man. Por eso coment

  • Leí la critica de uno de tus compañeros y después leo tu critica y me quedo de WTF?
    El primero la alababa y tu la mandas al hoyo, es curioso xD
    Como un tipo que ama a Spiderman, la verdad opino mas como el primero que contigo… El Spidey que nos ofrecen en esta película es fresco, innovador y al mas puro estilo cómic.
    Andrew Garfield le dota a la cinta de un inigualable Spiderman y completamente alejado del teto de Raimi.
    A mi me fascinó la cinta de principio a fin.

  • Fran Gómez Santos, que ingenuo que eres, sam raimi era un idiota que queria que vultura sea el padre de peter, volverlo mas menlancolivo y pasivo.
    EL peter parker de garfield sigue siendo un chico inseguro que aun intenta mejorar su vida tras la responsabilidad que significa ser Spiderman. Esta pelicula baso su romance en los comics de john romita sr pero con elementos del universo ultimate.
    Vaya perdedor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *