Spider-Man Superior #84

 Spiderman Superior 84

Guión: Dan Slott y Joshua Hale Fialkov

Dibujo: Humberto Ramos, Ryan Stegman y Nuno Plati

Color: Edgar Delgado

Entintado: Victor Olazaba, Ryan Stegman y Cam Smith

Contiene:The Superior Spider-Man 6-10 y Alpha:Big Time 3 USA

Formato: Comic-book, 17×26 cm, 136 páginas

Precio: 5,95€

Sinopsis:¡Una colección que se enmarca en Marvel Now! El Spiderman Superior acaba de empezar su andadura y ya ha despertado las suspicacias de toda la comunidad superheroica. ¿Serán capaces Los Vengadores de mantener en sus filas a un miembro que se comporta como lo hace nuestro odioso trepamuros? Mientras tanto, el Duende Verde regresa, y también están por aquí Screwball, Bufón y Cardiaco, ¿te acordabas de todos? Además, un giro que te dejará helado. En serio. 

Con algo de  retraso, continuamos con las reseñas pertinentes de la cabecera central de nuestro no tan amigo y vecino Spider-Man Superior.
En este caso nos encontramos con un tomo muy interesante y completito, en el que Slott realiza grandes avances en la historia-rio que está contando, además de incluir diversas subtramas secundarias. Hay mucha tela que cortar, así que vayamos por partes.

En primer lugar, nos encontramos a una vieja conocida de los tiempos de Un Nuevo Dia, Screwball, la exhibicionista aficionada al parkour que está vez ha encontrado un nuevo compañero de gamberradas llamado el Bufón. Este número sirve para realzar cierto aspecto de la personalidad de Otto Octavius: su odio contra los abusones, debido a que esa clase de personas convirtieron su infancia y adolescencia en un infierno (además de que considera al propio Spider-Man un abusón por las continuas bromas y payasadas que profería durante sus encuentros)

El dibujante de este número USA y los dos siguientes es Humberto Ramos, que regresa a los lapices del trepamuros tras haberse encargado del Amazing Spider-Man #700. La verdad es que dudaba de que el estilo de Ramos, tan colorista, fuese capaz de captar la agresividad que se le presupone a esta nueva versión del arácnido, pero una vez leído el primer número del tomo, todas esas dudas se disolvieron. El final del relato es verdaderamente brutal, a la altura (incluso diría que superando) del disparo a Masacre en el número anterior.

Tras tan impactante momento,llega un arco de tres numeros que únicamente se puede definir como una montaña rusa en la que multiples tramas se entrecruzan: Por un lado tenemos a Los Vengadores cuestionando la verdadera identidad e intenciones de Spider-Man tras sus últimos y dudosos actos. Por el otro, una trama que involucra al antiheroe noventero conocido como Cardíaco, y sus esfuerzos por robar cierta pieza de tecnología perteneciente a Otto Octavius. Y, por último, la trama principal, la lucha de los restos de la psique de Peter Parker por recuperar su cuerpo a cualquier precio.

Slott hace todo lo posible para que la conclusión a la que llegan los Vengadores tras examinar a Spider-Man sea plausible, pero aún así no deja de chirriar el hecho de que, en el resto de colecciones Marvel, Iron Man usa una armadura controlada a distancia para estar con los Vengadores y aqui no aparezca. Pero es un detalle menor. De ese segmento, lo mejor es la relación de la Viuda Negra con el trepamuros a raiz de los sucedido en Hasta El Fin del Mundo, y lo demencial de la situación del pobre Peter, que no consigue los resultados esperados al intentar comunicarse.

Al final, la trama de Cardiaco(en la que Otto tiene ocasión de volver a lucirse como heroe)y la de los Vengadores se entrecruzan, dando lugar al plato fuerte del tomo: el duelo mental entre Otto Octavius y Peter Parker. En este punto, Ramos le pasa el relevo artístico, a Ryan Stegman y su estilo agresivo y sucio le va como anillo al dedo a la trama. Se trata de una batalla tremendamente intensa, el ego y la retórica de Otto contra el sentido de la responsabilidad de Peter. Y cuenta con guiños freaks propios de Slott, como la mención al apellido Palmer.

Una vez terminada la contienda, y siempre que al lector le queden fuerzas para seguir leyendo tras semejante torrente de emociones, queda aún queda un ejemplar américano por terminar. Y se trata de uno de esos repleto de detalles que explorar en proximos números que tan bien se le dan a Slott: una guerra de bandas cortesia del negocio de supervillanos de alquiler de Roderick Kingsley, la revelación de la identidad del misterioso aliado de Carlie Cooper, la relación de Otto con Anna Maria y Mary Jane, un (nuevo y a la vez familiar) peligroso villano en la sombra…..Sin olvidarnos de pinzeladas que demuestran lo bien que juega el guionista con el hecho de que sea Octopus quien está bajo la mascara, como el recuerdo de la enemistad del villano con El Buho (¿que ocurrirá si la Gata Negra entra en escena?

Estamos hablando de un tomo verdaderamente frenético, lleno de momentazos de los que dejan sin respiración, y que deberían dejar totalmente enganchado a la cabecera a todo aquel que no lo estuviese ya. 

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *