XSer nos habla de Sivil Guar, Spriterman y su aventura como auto-editor

Spriterman ha crecido y se ha hecho mayor. Ha dejado las tiras de prensa para un salto al vacío,  en compañía de decenas más de personajes y formando parte del más ambicioso y arriesgado que ha dado su autor, XSer, el alias bajo el que se oculta Sergio Ballester, una de los más interesantes autores españoles de la actual generación, que navega contra modas y se reivindica heredero de Superlópez, pero también de los héroes Marvel y de casi todo lo que suene a cultura popular. Sivil Guar es un voluminoso tomo que presenta mucho más que una descacharrante parodia del mayor evento comiquero de la década. Sorprende de inmediato, y no sólo por eso de "¿Cómo es posible que no se le hubiera ocurrido antes a nadie?", sino también porque es divertido de veras, está dibujado de miedo, alcanzando un tremendo nivel de detallismo en cada página, y tiene una excepcional factura, a un precio imbatible. El álbum, a todo color y plagado de extras, te lo llevas a casa por apenas cinco euros, y se presenta como compra obligada en el Salón del Cómic de Barcelona, donde podrá dedicároslo su autor y editor. Con él hemos hablado, en la conversación que a continuación os ofrecemos.

¿Hasta qué punto han influido Jan, Superlópez y "El Súpergrupo" en tu obra?

Pues me temo que es mucha, no sería ni la primera ni la última vez que me dicen que mi estilo se parece mucho al de Jan. Me acuerdo que, siendo yo un tierno infante, solo leía Mortadelos. Cuando empecé con los Superlópez casi me vuelvo tarumba, porque yo estaba acostumbrado a los “planos medios” de Ibáñez, y a su manera de ver a los personajes como si aquello fuera un juego de plataformas (siempre las mismas perspectivas). Jan, sin embargo, crea muchísimo movimiento en sus historias, juega con las formas de las viñetas, hace unos fondos increíbles… En fin, que no tenía nada que ver, y me gustaba tanto, que era inevitable ir cogiendo cosillas. Con respecto a “El Supergrupo”, diré que no es ni el mejor ni el peor de los cómics de Jan, pero sí es de los que más me he leído y re-leído. Está la cosa esa de que sale El Tío Araña, que se parece sospechosamente a mi Spriterman… pero a pesar de lo que digan por ahí, no lo hice basándome en el de Jan.

 
¿Cómo nació Spriterman?

Pues… Si no recuerdo mal, lo hice por primera vez cuando tenía unos cinco años (lo cual da pistas de lo loco que estaba entonces y de lo loco que estoy ahora). Recuerdo que había leído mi primer cómic de Superlópez y de Pafman y me dije… ¿Si hay parodia de Superman y de Batman, por qué no de Spiderman?

¿Qué tiene Spriterman de Spider-Man y qué tiene propio?

De Spider-Man tiene el traje y los poderes, que si lo piensas bien, ya es todo (risas). Propio tiene su personalidad, es tan sumamente tonto que resulta majo, y además es bastante simplón en cuanto a todo lo que le rodea. En realidad el pobre, es un monstruo de Frankenstein de muchas pequeñas cosas. En algunas reacciones recuerda al JoviJuan de JMV. Y no lo digas por ahí, pero la narizota que tiene, está sacada de la que tenía el Pafman de Cera hace ya muchos años, antes de que la cambiara por la nariz habitual que lleva ahora. ¡Qué poco original soy!  

 
¿Pensaste alguna vez que podría saltar de las tiras de prensa a una larga aventura en papel impreso con muchos otros personajes?

Uy si, lo pensé desde el minuto uno. Si una aventura larga era lo que yo quería hacer desde el principio, pero me salió antes la oportunidad de hacer las tiras de prensa y usé al personaje. Pero vamos, la idea ahora que ya he dado el salto, es seguir haciendo historias bien largas y dejar las cortas aparcadas de momento.

Sivil War es un ejercicio brutal en comparación con tu obra anterior. Has saltado de hacer tiras, a todo un libro a color de más de 100 páginas. ¿Ha sido muy complicado adaptarte al formato?

No es difícil cuando tienes una idea clara desde el principio de lo que quieres. Digamos que cuando empecé con las tiras, no sabía si sería capaz de hacerlas. Nunca las había hecho y el gag uni-página no era lo mío, pero tenía ganas de intentarlo. Con esto, otro tanto de lo mismo, tenía unas ganas tremendas de ponerme y no parar hasta acabar. Además te diré que no es el primer cómic largo que he intentado hacer, he tenido muchos fracasos antes.

 
El proceso de trabajo, supongo, que será diferente al de las tiras. Cuéntanos como has ido produciendo estas cien páginas.

Como verás (si te has leído el cómic) el guión es bastante importante y la idea era cerrarlo al final y que todo tuviese sentido. Primero cogí el guión original, lo estructuré con las partes más importantes, y deseché las de relleno. Después escribí la parodia de principio a fin, y lo último fueron los dibujos. Ahora estoy trabajando en otra historia y he cambiado el método. Sé cual es el final, pero hasta llegar a el, escribo sólo unas cuantas páginas y luego las dibujo. Ambos métodos están bien, dependiendo del resultado que se quiera.
 

sivil (1).jpg
 
¿Cuánto tiempo has tardado en tener completado el volumen?

Redondeando, porque no quiero aburrir a los lectores, más o menos un año.

¿Y por qué has optado por auto-editarte?

Auto-editarme, porque no ha quedado más remedio si lo quería sacar. Las editoriales españolas no mueven un dedo por sacar adelante material de gente a la que no se conoce de nada, y prefieren sacar cosas que ya hayan vendido en Francia, América o Japón… Incluso las de chichinabo tienen, por lo general, a tres personas contratadas fijas y todo lo demás que hacen es marearte.

¿Cómo has conseguido lanzar Sivil Guar a un precio tan bajo para un volumen de estas características?

¡Eso es muy fácil de contestar! (risas) Que sepáis, gente, que no me llevo un duro por haber hecho el cómic, y si consigo llevarme unos mínimos beneficios de todo esto, serán gastados para sacar el siguiente. Lo he dejado a un precio bajo por dos cosas… Primero, siempre me han irritado los cómics finos del autor súper-moderno que ha ganado no se qué festivales o exposiciones que no conoce nadie, y que cuesta 25€ o más. Y segundo, está la crisis, y sé que a las personas les cuesta soltar unos euros, y con razón.

 
No sólo parodias la Civil War de Marvel, sino que además has metido muchos elementos de otros universos. ¿Cómo has conseguido encajar tantas cosas diferentes?

Yo es que soy un friki de esto (por si no había quedado todavía claro) y personalmente me gustan las historias de los cómics, y no precisamente las editoriales. Sólo tengo que pensar qué me gustaría ver a mí, y ya está. Como por ejemplo, -“Me gustaría ver a Llobo pegándose con Chuchezno e insultándose sin miramientos”- Y lo hago.
 

Machacre.jpg


¿Te has quedado algo fuera que quisieras meter?
¡Maldita sea! Tenía un hueco para meter en todo el barullo de gente y de personajes a The Phantom, y se me olvidó por completo. Con lo mala que era la peli…

Después de Sivil War, ¿qué? ¿Veremos nuevas aventuras de Spriterman?

Si, estoy con la siguiente pero no sé para cuando estará. Es Spriterman en el “Arkham Asylum”, donde saldrán todos los malos de Batman parodiados. Después de ese, ni idea… Pero estoy barajando entre… Simbiontes o de Arma-X. ¡Aún así se aceptan sugerencias!

¿Quizás un Brand New Day Spriterman?

No, paso de eso… Ya comento algo del tema en el de Arkham, pero no voy a pasar de ahí. El guión me parece tan sumamente malo, que ya es de risa. O mejor dicho de llorar…

Por último, ¿cuándo vuelves a BJLM, malandrín? ;-))

¡¡¡NUNCA!!! ¡Es broma, es broma! Ando tan sumamente liado, que me parece increíble lo de tener tiempo en sacar cómics y venderlos. No descartaría volver algún día, que ya tengo “mono” de hacer tiras.

Sivil Guar está ya a la venta en El Salón del Cómic de Barcelona… ¡No os lo perdáis por nada del mundo!
 

sivil (3).jpg

10 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *