El héroe definitivo

Por Julián M. Clemente
ultimate.jpg
No es el más alto. No es el más musculoso. No es el más guapo. No es el más poderoso. No es el más rico, e incluso tiene serios problemas para llegar a final de mes. Sin embargo, Spider-Man es el mejor personaje de ficción jamás creado. ¿Cómo? ¿Que estoy exagerando? Ni mucho menos. Dejad que os lo demuestre.


Los superhéroes nacieron hace ya más de medio siglo, como un medio de evasión más. El lector cansado de su trabajo, de sus problemas y de sus miserias diarias, encontraba en ellos un medio de evasión perfecto. En tiempos en los que no había ni televisión, ni Internet, ni videojuegos, las formas de entretenimiento eran muy sencillas. Bastaba con abrir un tebeo para dejar volar la imaginación. Por apenas diez céntimos de dólar, el aficionado podía contemplar a personajes que podían transformarse cuando fuera necesario en impresionantes titanes capaces de las más aberrantes hazañas. Para aquel héroe de los primeros tiempos, su identidad secreta no era más que una farsa tras la que ocultarse. De inmediato, el lector soñaba con quitarse las gafas, colocarse una capa, un traje de colores y lanzarse a la calle a salvar a damiselas en peligro.
Por el contrario, cuando unos años después Stan Lee, el más famoso guionista de cómics de todos los tiempos, y Steve Ditko, un dibujante especialmente dotado para los seres misteriosos, dieron forma a Spider-Man, no estaban pensando en narrar las aventuras de un semidiós disfrazado de humano, sino todo lo contrario. No querían utilizar al vencedor arquetípico, anclado en unos eternos treinta y pocos y con la vida ya hecha. Por el contrario, el Hombre Araña formaría parte de esa especie humana a medio terminar que son los adolescentes, y ni siquiera dentro de ese grupo sería demasiado popular. Sus compañeros de clase se burlarían de él, y las chicas no querrían ni que se les acercara semejante empollón ni a un kilómetro de distancia. Nada de bases secretas ocultas en alguna inmensa cueva o en el más recóndito lugar de la Tierra. En lugar de eso, Peter Parker sólo podría esconderse en su habitación, y lo tendría que hacer muy a menudo, ya que sus enemigos lo derrotarían unas cuantas veces. Nada de darle un trabajo atractivo, para el que se vistiera con trajes caros y asistiera a suntuosas fiestas. A sus dieciséis años, se tendría que conformar con ser estudiante y, en sus ratos libres, ganarse unos dinerillos vendiendo fotos a un jefe despótico. Nada de escapar de la rutina diaria con solo calzarse un disfraz. Sus poderes eran fuente de incontables problemas. Nada de ponerle una capa, o las botas de bucanero tan de moda entonces. La máscara cubría toda su cara, algo muy inusual, y sus enormes ojos blancos le convertían en una criatura extraña, con un movimiento sinuoso y reptante, como el de las mismas arañas. Un hallazgo tan genial como el de las telarañas completaba la más evocadora imagen que puede encontrarse en un tebeo.
Imaginad la reacción de los lectores, acostumbrados a que el héroe se limitara a realizar sus proezas para luego volver a su cómoda identidad civil, cuando se encontraron con un personaje que se comportaba, en el fondo, como ellos mismos. Jamás habían leído nada tan original. De inmediato, Spider-Man alcanzó una increíble popularidad, hasta que sus andanzas fueron las más leídas en la universidad americana. Había nacido un mito.
Hace ya más de cuarenta años de eso. Spider-Man irrumpió en la conciencia colectiva en 1962. Del cómic saltaría pronto a los dibujos animados, a las series de televisión de imagen real y, más, recientemente, a los videojuegos y al cine. Sorprende que, después de tanto tiempo en la red, mantenga una vigencia tan absoluta. No cabe duda que Lee y Ditko crearon algo destinado a durar. Niños, jóvenes y mayores se sienten atraídos por su figura. Puede que la inmensa mayoría de ellos jamás hayan leído un tebeo, pero todos reconocen al asombroso lanzarredes.
Marvel, la legendaria editorial que publica sus aventuras, es consciente de ello, y recientemente se puso a buscar la manera de que todos aquellos que jamás han tenido la oportunidad de disfrutar con los cómics de Spider-Man puedan hacerlo desde cero, sin preocuparse por la larga trayectoria del héroe. Complicada tarea, sin duda. Cualquiera que se acerque de buenas a primeras a los cómics publicados cada mes por Marvel, se encontrará con que el Hombre Araña protagoniza multitud de series. ¿Por dónde empezar?
Ni más ni menos que por aquí.
defi2.jpg
Hay que reconocer que en la llamada Casa de las Ideas no pueden haber sido más inteligentes. Encargaron a Brian Michael Bendis y Mark Bagley, dos de los más relevantes profesionales de la industria tebeística americana, que contaran la historia de Spider-Man como si jamás se hubiera hecho antes, aunque manteniéndose fiel al concepto inicial. Querían situar al Hombre Araña en el siglo XXI, que Peter Parker fuera un adolescente de hoy en día, y que bastara un único tebeo para que todo el mundo pudiera disfrutar al máximo. Ambos se pusieron manos a la obra entusiasmados y al mismo tiempo temerosos. Brian realizó una investigación en libros y revistas científicas, buscando una explicación moderna y verosímil para los poderes arácnidos, pero también se acercó por el instituto de su barrio, para tomar nota de cómo hablan, visten y se comportan sus alumnos. El guionista se encerró luego en casa, y las ideas comenzaron a fluir. Parecía dominado por algún espíritu arácnido ancestral y, antes de que se diera cuenta, ya tenía en las manos la historia que quería contar. El guión pasó luego a manos de Mark, artista dinámico como pocos, quien le dio el sabor especial que estaban buscando en Marvel. De ahí a las librerías y quioscos. ¿Y luego?
Luego, el éxito. Las ventas en Estados Unidos de Ultimate Spider-Man (El Spider-Man definitivo) han sido las más importantes logradas por un cómic en los últimos años. Brian Michael Bendis y Mark Bagley han conseguido repetir la proeza de Stan Lee y Steve Ditko. El Hombre Araña renace de las cenizas, y es más apasionante que nunca. Ahora tú también tienes la oportunidad de dejarte enredar por la telaraña de Spider-Man, con el fantástico volumen que tienes en tus manos. En sus páginas, se recopilan las dos primeras sagas aparecidas en Ultimate Spider-Man. En total, trece episodios americanos que te permitirán descubrir el trágico origen del trepamuros, conocer a su familia, amigos y enemigos, y vivir sus aventuras iniciales. ¡Más de un año de tebeos en un único tomo! Disfrútalo, y proclámalo a los cuatro vientos: ¡Hay una nueva araña en la ciudad!

Artículo apareció originalmente en Marvel 100 % Ultimate Spider-Man: Orígenes, publicado por Cómics Forum.

3 comentarios

  • En el Día del Libro, regala tebeos… de Spider-Man

    Bajo la máscara se une a esta iniciativa lanzada desde La cárcel de papel al resto de la blogosfera, y lo hace recomendando cinco grandes títulos relacionados con Spider-Man. Nuestro criterio ha sido buscar tebeos que estén a la venta…

  • pues spiderman es mi super heroe faovrito y tengo una carpeta para el solo puras imagenes demasiado buenas pero comics que la pelicula no me capto la atencion como para tener imagenes en la pc o.O bueno tngo el juego ultimate spiderman y todo lo q pueda de ese marico

  • baltazar jose urzua gutierrez

    es lo mejor me gustaria informacion de venom y escorpion y de todos los villanos de hombre araña

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *