HACEMOS SPIDER-MAN: BAJO LA MÁSCARA

Leoweb (noticias)
Latro (reseñas, artículos)

Celes (noticias)
Fox (reseñas, artículos)
Snake (artículos)
Pedro (hace que todo funcione)
Julián (coordina)

HAN ESTADO (Y QUIZÁS ALGÚN DÍA VUELVAN)

Mike F. T (La Maraña del Hombre Araña)
Chacal (noticias)
Creeper (Diseñador de nuestra antigua versión)

Jos-El (noticias de cine)
Parras (redactor)
David Hernando (redactor)
Francesc Martínez (Trata de ordenar la vida de Spidey)
Txiki (redactor)
Rubén Guzmán (Guía de personajes)

Mike F. T. (La Maraña del Hombre Araña)

Spiderguitar.JPG
Miguel Franco, o Mike F.T: para los profanos, jovenzuelo barcelonés con un pié en las zaragozas y nacido en un 21 de Julio compartiendo año con Naranjito, creció dibujando Mortadelos, Sonics y Condes Duckulas en las esquinitas de los libros de texto del colegio. Entonces entró en el insitituo donde su vida cambió al comenzar a usar libretas gordotas y comprobar que los márgenes de los libros de ciencias e historia eran más gordotes (Diox, bendiga a quien se inventó lo de las ‘notas de interés’)
 

Por aquellos lares comenzó a conocer mejor, gracias a amiguetes frikis y a la saga Fanhunter, a ciertos personajillos Marvelianos que tenía solo de oidas, tales como DD, Lobezno y, uno de los más carismáticos para él, Spidey (un chaval que recibe superpoderes molones cuando está en el instituto y se liga a una modelo? TIENE QUE SER TU HéROE A LA FUERZA!!)… Acabó el instituto (y así le fue), se abrió un blog, y desde entonces por aquí anda, dibujando por donde bien puede y colaborando con su poco que aportar donde bien le dejan…

Julián M. Clemente (Coordinador)

Vino de Extremadura, como los conquistadores y los derivados del cerdo, con las maletas llenas de tebeos y una muda de ropa interior. Mientras sobrevivía a los estudios de Periodismo comenzó sus andanzas laborales en diversas radios, prensa escrita y, por último, en el sector televisivo, donde participó en el lanzamiento y desarrollo de Quiero Televisión. En 1998, publicó junto a Rubén Guzmán Spider-Man: biografía no autorizada, libro del que aparecería en 2002 su revisión y ampliación: Spider-Man: bajo la máscara, que tiene su correspondencia cibernética en esta página web. No contento con ello, se convirtió en padre de numerosos artículos relacionados con el mundo en que mejor se maneja: los superhéroes y los supervillanos. Una vez alcanzado este estadio escribió X-Men: el precio de un sueño, donde narraba la intrahistoria de los mutantes de Marvel. Actualmente, prepara junto a Víctor Gómez su primera teleserie de animación, escribe habitualmente en las ediciones españolas de Marvel Comics, sigue aporreando el teclado sin piedad, emocionándose con las aventuras de sus héroes favoritos, y sueña con un futuro en el que leer cómics sea algo tan habitual como ir a comprar el pan o ver el telediario, el muy iluso. Algunos de sus amigos sospechamos que duerme abrazado a un peluche de Spider-Man.

(Texto de Rubén Villoria. Caricatura de Víctor Gómez)

C. Jorge (Noticias)

C. Jorge es el alias de Celestino Jorge López Catalán.

Valencia es la ciudad en la que nací (en 1967); me crié (entre los barrios de Ruzafa y Ciutat Vella, aunque ahora vivo en Campanar); estudié (en Maristas y Periodismo en el CEU), y trabajo (ahora en Conta Conta Produccions).

Antes de saber leer, ya miraba tebeos. Sé que el primero que me compré fue uno de Spider-Man, pero no recuerdo cuál. Coleccoino de manera levemente compulsiva desde los 14 años y no sé cuántos tengo: dejé de contar al llegar a 15.000.

Comencé a hablar en público de tebeos en 1986, en un programa de radio que compartía con Antonio Busquets. Luego colaboré con la revista El Maquinista Mensual. La primera búsqueda que hice en internet fue “Spider-Man”, en agosto de 1996. Comencé a colaborar con Dreamers un par de años después y con Darkseid a principios del año pasado, con quien preparamos la puesta en marcha de la sección de noticias de Universo Marvel. Desde el verano del 2006 colaboro con Dolmen y, ahora,.con Bajo la Máscara, cerrando el círculo.

The Creeper (Diseñador)

gustavo.jpgGustavo Martínez reside en Sabadell, desde donde configura las webs más importantes sobre cómic cual Oráculo en su torre de Gotham. La culpa de todo la tiene su tío, quien le enganchó a este mundillo con un cómic Marvel publicado por Vértice. El cómic en cuestión era un Marvel Two-In-One y lo del dos en uno le hizo tanta gracia que, al pasar por un kiosco y ver un ejemplar de Crisis en Tierras Infinitas, no pudo contener su emoción al ver que ahí salían unos trescientos personajes en uno y se lo agenció. Ahí comenzó su afición por DC, motivada por un lavado de cerebro que le hizo el Antimonitor para borrar todo rastro de fanatismo por Marvel. El problema es que el lavado se le fue de las manos al villano y Gustavo dejó los cómics completamente. Llegado el momento (los domingos por la tarde con resaca) Gustavo vio la luz que le trajo de vuelta a tan fascinante mundo. Ni siquiera la resaca pudo con sus ganas por volver a leer cómics… eso y que los que leía eran Image, con lo que los efectos de la bebida no supusieron ningún problema para entenderlos, sino más bien lo contrario. Desde entonces, su coleccionismo DC roza lo insano a la vez que se adentra más y más en Marvel y en el terreno independiente mientras prosigue su lucha por la legalización del cannabis; su pasión por Takeshi Kitano, el Harry el sucio oriental; su adicción a las pelis japonesas de miedo, y su campaña por el nombramiento de Creeper como líder de la JLA.

(Texto de David Hernando)

Fox (Redactor)

thefox.jpgFox nació en Oviedo el 17 de Noviembre de 1985, año que como todo el mundo sabe, es un momento clave en la corriente temporal según el prestigioso Doctor Emmet Brown. Su vida hubiera sido como la de cualquier otro renacuajo… de no ser porque un día a su madre se le ocurrió regalarle un Mortadelo. A partir de ese momento su vida tomó una dirección que le llevaría a alcanzar el estatus oficial de ratón de biblioteca, a lo que hay que añadir grandes dosis de frikismo y nula popularidad durante la adolescencia. Los síntomas no eran pocos: dibujines durante las clases de matemáticas, una desastrosa habitación repleta de cómics, toneladas de folios garabateados, y una desmedida afición por las series de TV, las películas del espacio y la pleiesteishon.
Con estos antecendentes nos es raro que en la actualidad se gane la vida como ilustrador y diseñador gráfico, actividades que compagina con la dirección del fanzine Extrilius, y sus colaboraciones en Spider-Man: Bajo la Máscara (encargándose de algunas reseñas y la sección de humor Mundillo Arácnido) y en su propio blog personal.

Snake

snake.jpg
El año 1975, en Zaragoza (conocida como mañolandia o Zaragotham) fue el elegido para que Snake se diese a conocer al mundo. Así que acabó disfrutando de esa gran década ochentera (la cual echa de menos más de lo que debería). Donde los juegos populares y callejeros aún seguían en alza y las consolas domésticas era poco menos que un sueño futuro.

Así que acabó devorando, cuan vampiro necesitado de sangre, cualquier cómic que acababa cayendo en sus manos. Aunque fuese para adultos y las viñetas salpicasen de sangre al lector. Terminó buceando en un mar de editoriales, entre las que se encontraban Novaro o Vértice. Y yendo a una tienda donde cambiaban tebeos para saciar su sed comiquera. En aquellos tiempos todavía se desconocía lo que era un “tienda especializada”, por raro que parezca ahora.

De ahí que acabase eligiendo a un personaje como Spider-Man en sus múltiples “cambios”. El perdedor por votación popular. Donde sus triunfos duraban menos que un caramelo en la puerta de un colegio. Sin embargo, tuvo un paréntesis donde dicho personaje no le acompañó en toda su andadura infantil. Hasta que llegó forum y volvió a recuperar el tiempo perdido. Así hasta la actualidad.

Pero como no sólo de cómics vive el hombre (o debería), su afición más arraigada tambien sigue presente. El cine. Donde su videoteca alcanza casi proporciones cósmicas. Sabiendo que Galactus podría interesarse por ella para acabar momentáneamente con su apetito galáctico.

Así mismo los videojuegos también llegaron a su hábitat. Siendo conocidos desde la era del “Pong”. Pero sin disfrutar de una consola doméstica tenía que conformarse con los ahora extinguidos “salones recreativos”. Donde aprendió a jugar al futbolín y así ganarse algunos dinerillos en su época de Instituto. Hasta que llegó la Megadrive. Le sucedieron la SuperNintendo, PlayStation y un largo etcétera. Siendo la Xbox 360 quien le abastece en la actualidad su dosis de adrenalina casi diaria.

Dentro de las manías que posee este individuo podríamos destacar la de “encontrar el cómic perfecto”. Algo así a lo que sucedía en la película Clerks con quien buscaba la docena de huevos perfectos. Y es que su ración mensual de cómics –la cual se dosifica semanalmente- acaba pareciendo una de las misiones de Hércules. Mirar si las esquinas están dobladas, si la portada es de color negro comprobar que no hay huellas dactilares incriminatorias, páginas pegadas que acaban dejando restos que encontrarían cualquier miembro de CSI, etc. Pero finalmente suele hacer la compra después de algunos minutos invertidos.

En la actualidad se le puede encontrar (no hay previo pago de por medio al no ser mercenario reconocido) en un blog de cine llamado Tierra de CINéfagos y en Bajo la Máscara. Una gran manera de poner su granito de arena en dos aficiones que nunca las ha dejado de lado.

 

Jos-El (Noticias)

Jos-El llego a la Tierra en el ecuador de los años ochenta. Sus padres, para que pasara desapercibido en una ciudad como Madrid, le pusieron el nombre de Jose Luis. Como cualquier niño de aquella entrañable generación (la cual fue la última en jugar en la calle y la primera en descubrir las consolas y videojuegos), solía pasar sus ratos flipandose con series como Bola de Dragón, Oliver y Benji y Las Tortugas Ninja. Una de estas serie que el chico solía devorar era Spider-Man y sus Asombrosos Amigos, protagonizada por lo que para él entonces parecía ser un tio hortera con mayas, que se descolgaba por los edificios, acompañado de una chica que lanzaba fuego y un tio de hielo. Empezó entonces a tener curiosidad por el personaje, y a sus manos, llego un viejo comic del año 73 , heredado de su padre, donde se veía de nuevo a este “Hombre Araña”, pelear con un tal “Duendecillo Verde”. Tal impacto causo este comic al chaval, que a partir de entonces se compró algun comic protagonizado por (ahora si) Spider-Man en el kiosko de su barrio. El cine, fue sin duda lo que mas marcó a Jos-El, películas como Star Wars, Regreso al Futuro o Indiana Jones, por poner varios ejemplos, marcaron las tendencias frikis de este individuo. Cuando creció y empezó a trabajar como Diseñador Gráfico, el dinero entró en su vida y con él, las colecciones de comics mensuales, que hasta entonces no podía permitirse. Ahora gestiona un weblog de sus dos aficiones, el cine y los comics: Viñetas de Cine. Si quereís encontrarle por Madrid, buscad entre las calles Luna y Estrella, donde hay una mayor de concentración de tiendas especializadas de la Capital.

Parras (Redactor)

Desde el que es el centro del universo conocido, desde Bilbao, llegan aires clásicos.
parrastaka, Parras, es nick del creador de un sitio web que tiene muchas telarañas… ¡de todo tipo! La buena intención que era ‘La Claraboya de Spiderman’ se fue frenando paulatinamente, hasta quedar el sitio web abandonado, en uno de esos lugares del world wide web a los que no llega ni Google.
Este lector de Spiderman cuenta el seguimiento de las aventuras de su héroe favorito como la primera afición a la que se enganchó en su vida. Después llegaron otras que resultaron igualmente apasionadas como lo son: Star Wars, el Athletic Club de Bilbao, las bandas sonoras y el cine…
Precisamente por esa pluralidad de aficiones le resultaba también difícil continuar con el web de manera adecuada. Ha picado un poco de todo, y en todas partes ha encontrado cosas que le enganchan y apasionan. Hablamos de un hombre que ha viajado a Monkey Island TM, conociendo a los personajes que Ron Gilbert le presentaba. También ha visitado en repetidas ocasiones Cicely, un pequeño pueblo, perdido en la inmensidad de Alaska. Durante la guerra, estuvo en Macondo, y tuvo la oportunidad de conocer a la estirpe de los Buendía. De vacaciones, suele ir de caza por Argentina con el ex-mago y ex-fantasista Roberto Baggio. Ahora se le ve algo más tranquilo, más ocupado en lo suyo. Sigue con sus viajes de vez en cuando, pero fundamentalmente trata de coger fuerzas para ir cada Domingo a la Catedral del fútbol.
Sin embargo, tras recibir la invitación de los componentes del staff de Bajo la máscara, Parras no dudó en apuntarse para colaborar en la medida de lo posible en este gran proyecto y gran realidad que considera que es ‘Spider-Man Bajo la máscara’.

Rubén Guzmán (Redactor)

Surgió del Manzanares igualito igualito que el último mohicano, asegurándose su origen puro de madrileño. Debe de ser cierto, porque en ocasiones sufre tics nerviosos que son el inicio de un chotis.

Estudió Periodismo, caldo de cultivo donde conoció a J. Clemente, y una vez allí decidió convertirse en un hombre útil para la sociedad… de bienestar, ya que su pasión por los videojuegos le han llevado a escribir numerosos artículos en la prensa del sector, compaginando esta lúdica tarea con los estudios, el trabajo y el rascarse la barriga. También ha pasado un inevitable víacrucis radiofónico (como crítico de cine), pizzero (como Peter Parker en Spider-Man 2, vaya) y webero.

Toda una vida disimulándolo y resultó que era un auténtico profesional: la oportunidad de demostrarlo vendría al realizar la titánica labor de catalogar a todos los personajes del Universo Arácnido, con una minuciosidad sospechosamente cercana a la que empeñan algunas adolescentes cuando recogen material de sus ídolos musicales. Además, emite la misma clase de ruiditos.

En la actualidad, cuando suelta el mando de la consola de videojuegos, Rubén vive la vida como un Prometeo moderno: nos trae el fuego de su hilarante visión de la vida, mezcla de tragedia griega y fatalismo arabe, mientras el águila de la realidad baja cada día a picotearle el hígado. Quizá la razón por la que no prueba el alcohol es para no cargarse una especie protegida. Tanta es la consideración que muestra por su prójimo.

(Texto de Rubén Villoria)

1 2