« Retroreseñas: Spider-Man/ Gen 13 | Principal | Habemus Rinho »

Retroreseñas: Spider-Man y Batman

prestf305.jpg


Guión: J.M. Dematteis
 
Dibujo:
Mark Bagley
 
Color: Electric Crayon
 
Entintado:
Scott Hanna y Mark Farmer
 
Contiene: Spider-Man and Batman (1996)
 
Formato: Comic book, 17x26 cm, 48 páginas.

Editorial: Comics Forum (1997)
 
Precio: 595 pts


Hay cosas que tienen que suceder tarde o temprano y ésta era una de ellas. En su momento hablaremos de una cosita pendiente que es el cruce entre Spider-Man y Superman, pero hoy nos vamos a centrar en el que sucedió en 1995 (1996 en España) con el trepamuros y el Señor de la Noche compartiendo aventura.
 
Y todo ello de la mano de J.M. DeMatteis en el guión y Mark Bagley en el dibujo. ¡Ahí es nada!
 
Cuando se cruzan personajes de distintas editoriales o simplemente juntas en una habitación a dos o más superhéroes (estamos exagerando, ¿ok?) lo más normal es que por alguna equivocación acaben zurrándose entre sí. El malo, o malosos, de turno hacen algo y los héroes acaban repartiendo estopa, primero entre ellos y luego por los provocadores. Aquí no ocurre eso, se rompe esa norma no escrita, una que en ocasiones los guionistas optan por saltársela por lo reiterativo. Pero somos nosotros los que demandamos saber quien gana en un enfrentamiento, en un “vs”. ¿El Capitán América o Batman?, ¿Thor o Superman?, ¿Ojo de Halcón o Green Arrow?. Seguro que lo anteriormente mencionado lo pudimos ver en esa gran aventura que enfrentaba a Los Vengadores contra la Liga de la Justicia (me inclino ante George Pérez por cierto). Pero DeMatteis no quiere eso en “Spider-Man y Batman” (Spider-Man and Batman), a Dios gracias todo hay que decirlo.
 
Los que querían ver un Batarang rozando la máscara de Spider-Man o una red sofocando los embites de Batman que se vayan olvidando. Si bien es cierto que hay una ligera inspiración en algunos de los primerísimos cruces de ambas editoriales. 
 
Hablamos de una historia que se hace cortita, quizás porque lo bueno y breve dos veces bueno. El guionista ya tenía una amplia experiencia en el trepamuros y eso se nota en cuanto al su tratamiento, aunque con el personaje de DC tampoco es que lo haga nada mal. Todo es simple, en cierta manera. Ambos personajes de ficción tienen el drama implícito en su creación. Si bien Bruce Wayne era un infante cuando un ladrón optó por asesinar a sus padres en un atraco -y de ahí su posterior transformación-, Peter Parker contaba con 15 ó 16 años y tuvo que ser un asesinato -el de su tío, como todos sabemos- el que le indicase el camino correcto a seguir teniendo ya sus enormes poderes a su entera disposición. El trauma sigue y seguirá para siempre, al igual que también lo hace en Elektra, Daredevil o The Punisher, por ejemplo. Ahora bien, ¿juntamos a tal hecho traumático a Matanza y al Joker? ¿dos psicópatas con total ausencia de empatía hacia la vida humana? Pues empecemos a agitar todo que la obra no desmerece.
 
Nada más empezar el cómic vemos como Peter y Bruce tienen ése paralelismo que he nombrado más arriba. Ambos protagonizando unas pesadillas que no hacen si no destacar la forma que tienen ambos de afrontar sus miedos y posiblemente de afrontar la vida. Parker tiene como ancla a su tía May, con lo que ve la vida de diferente forma que Wayne, el cual no hace si no reafirmarse que su vida civil es una excusa y su vida nocturna la realidad. Todo se puede resumir en que una sola diferencia basta para que un personaje diste por un camino o por otro. El trepamuros tiene el consulo y el apoyo de Mary Jane (en aquel entonces su esposa), pero el murciélago opta por no contarle nada a su mayordomo Alfred, el cual se preocupa por su estado. Nuevamente, y en poco tiempo, el guionista quiera dejar claro las diferencias notables entre los dos superhéroes.
 
La historia no podía ir por otros derroteros teniendo ése prólogo. Con lo que el Joker y Matanza entran en materia y los efectos dramáticos/ psicológicos no harán más que empezar a hacer algún que otro estrago entre Spidey y Batman. 
 
Hay algo desconcertante en este cómic y en otros cruces de ambas editoriales. Algo que en Los Vengadores vs La Liga de la Justicia sí se justificó. Ambos grupos estaban en distintas realidades y acaban encontrándose por las circunstacias. Aquí no hay explicación alguna, dándose por hecho que los dos míticos personajes han estado viviendo toda la vida juntos. Matanza ha seguido y admirado las fechorías del Joker y Batman conoce la “Matanza Máxima” con la que ha tenido que lidiar Spidey. Así que tenemos que obviar cualquier tipo de respuesta y aceptar “barco” como animal acuático (como decían en cierto anuncio televisivo de hace años). Quizás ése detalle pueda resultar algo extraño a primera vista, pero tampoco es un obstáculo insalvable para disfrutar del cómic.
 
Cassandra Briar es una doctora que opta por hacer lo contrario que está haciendo la Doctora Kafka en el Instituto Ravencroft. ¿Tratamiento? ¿buscar en el “alma” del paciente extremo y sanguinario? No, ya basta de medias tintas. Con lo que quizás DeMatteis deje una pequeña duda moral en el ambiente, algo que el propio Peter comparte y a mismo tiempo rechaza. ¿Por qué no hacer que Cletus Cassady -Matanza- acabe siendo un buen ciudadano con un “pequeño” lavado de cerebro?. Yo firmaría si se pudiese hacer, ni dilemita moral ni moralina. 
 
Cassandra Briar quiere -lo cual consigue- insertar un chip en el cortex cerebral de Matanza, el cual hará más dócil a su involuntario poseedor. Algo que cuando lo leí me recordó muchísimo al libro El Hombre Terminal. Uno que empieza muy bien pero que acaba siendo bastante rollazo. Tiempo después hicieron una película y es bastante fiel, con lo cual quiero decir que también era un coñazo bastante indigerible.
 
Nadie puede pensar que Matanza y el Joker iban a durar mucho con su estado en reposo, ni los lectores ni sus antagonistas. Batman y Spider-Man ya están muy curtidos en este tipo de aventuras. 
 
Este especial tiene unos cuantos momentos de acción que hacen que sus páginas, las cuales se hacen escasas, estén muy bien exprimidas. Spider-Man vs Matanza, Batman vs el Joker, Spidey y Batman vs Matanza para acabar con un cambio de parejas para dar alegría al personal. Bagley no va por el camino fácil, si bien las splash-page suelen gustar en este tipo de cómic, así que se curra no pocas viñetas de todo tipo. Grandes, pequeñas, composiciones varias, etc. Un placer visual y que años más tarde daría todo de sí en la versión Ultimate de Spider-Man.
 
Otro punto fuerte, y que el guionista quiere mostrar al personal, es el de los diferentes caracteres de los héroes y villanos. Matanza y el Joker tienen sus más y sus menos, demostrando que hay un abismo entre ellos en cuanto a matar. El primero es un Elefante en una cacharrería, mientras que el segundo -como él dice- quiere que haya algo de arte en ello. No le hace ascos a una muerte directa y visceral, pero dista del placer que siente el enemigo del trepamuros, el cual disfruta viendo el rostro de sus víctimas.
 
Y luego estarían los dos superhéroes icónicos. Spider-Man está en una situación difícil debido al asunto que tienen ambos (no están peleando con unos simples matones, si no con unos psicópatas en toda regla), pero eso no quita que su sentido del humor salga cuando la situación lo requiere. Como cuando Batman requiere de su ayuda y Spidey le dice: “Sí, bueno, comprendo que necesitaras mi ayuda. La mayoría la necesitan. El Capitán América, Los Cuatro Fantásticos. Estoy esperando que me llame Superman, pero....”, “Sólo era una broma... señor”.
 
El arácnido demuestra su respeto hacia el personaje de DC, el cual -tanto en su editorial como en otras colaboraciones- siempre ha tenido un prestigio que se ha dejado patente en sus compañeros o aliados circunstanciales. Aquí no íbamos a estar en una excepción. 
 
El final acaba siendo un punto y final, una resolución del trauma que ambos héroes acababan de inaugurar al principio del cómic. De ahí que las némesis de ambos sean la vía de escape y resulten ser la solución. 
 
Spider-Man y Batman quizás no se vuelvan a encontrar nunca más, es lo que tiene haber nacido en distintos sitios donde la competencia prima ante todo, aunque quienes somos nosotros para predecir el futuro. No puede haber un final sin una despedida entre ambos, y tampoco puede haber un mejor finiquito a lo que ha hecho DeMatteis que un buen apretón de manos entre ambos. 
 
Hacía muchos años, como viene siendo habitual en estas retroreseñas que estoy publicando, que no leía este especial cruce, y la verdad es que me ha sorprendido gratamente. No fué, como es normal, tan espectacular y recordado como el de Superman (próximamente hablaré de ello), pero en líneas generales tanto J. M. DeMatteis como Mark Bagley hicieron un gran trabajo. Algo que en este tipo de historias no suele ser habitual en algunos casos.



Un 4

Comentarios

pues,se ve bastante bien,aver si algun gionista actual se fija y lo toma de ejemplo para "avenging spiderman"

Coincido mayormente con la crítica y es una lástima que no hubieran abundado más crossovers asi, aunque me supo mal el uso de Matanza, porque si a Batman se le pone su oponente más representativo, no creo que ese sea el caso de Spiderman, porque Matanza no está ni de lejos al nivel del Duende Verde u Octopus, por poner solo dos ejemplos.

Pues a mí sí me parece bien que se use a Matanza. No se me ocurre ningún villano que tenga con Spidey una relación como la de Batman y el Joker y no conozca su identidad secreta. Incluso Veneno le hubiera dado un matiz demasiado personal a la lucha.

Matanza sirve como villano psicópata.

La relación de DeMatteis con el murciélago es mas amplia de lo que parece. A escrito varias miniseries relacionadas con Batman, tocó al personaje junto a Giffen en su JLA, o la idea de la Ultima Cacería de Kraven, la cual en un principio se ideó como historia para Batman. Y eso sin añadir la continuación de este crossover, con Kingpin y Ra's al Ghul como villanos (aunque la calidad es menor)...

Sobre la elección del villano, no le deis muchas vueltas. Eran mediados los 90, con los simbiontes como máximos favoritos de los fans, así que era Matanza o Veneno como villanos para el primer cruce. De todas formas, DeMatteis logró encajar bien a Matanza en la historia. Casi parece tener mas en común con los pirados de Arkham que con los villanos de Spidey

Joder, me ha venido a la mente el Acceso Ilimitado, con Superman y Ben Really siendo apalizados por Veneno (wtf!)

A mi me gusta mucho este crossover. Spider-Man y Batman son mis dos héroes preferidos, y si encima está escrito y dibujado cojonudamente, pues qué más decir.

La elección de Matanza es totalmente lógica: es el villano más "Arkham" de Spider-Man, psicópata a la altura del Joker, y estamos en un punto de los noventa en que los Duendes Verdes están muertos, Octopus está muerto, el Duende original se suponía que era Ned Leeds así que muerto también, el Chacal recientemente muerto, Veneno era más bien un antihéroe... Y bajando de ahí, poco villano queda a la altura. Kingpin, que se fue a la secuela.

Haciendo este repaso me he dado cuenta del grandísimo vacío en cuanto a villanos que había quedado... Increíble. Ahora los tenemos todos de vuelta.

DeMatteis recurre a una realidad alternativa en la que coexisten los personajes de ambos universos de ficción. De hecho es lo mas habitual desde aquel Superman Vs The Amazing Spider-Man que lo empezó todo. Lo de situar a los personajes Marvel y DC en diferentes universos en un crosover entre editoriales creo que se usó por primera vez en Marvel Vs DC creándose el universo Amalgam que unía ambos.

Respecto al especial, a mi me gustó mas la continuación que este (que también está muy bien), quizás ya estaba un poco cansado de tanto psicoanálisis de los personajes. Se nota que la cosa no está del todo equilibrada y Matanza le roba algo de protagonismo a El Joker (pero a fin de cuentas, de los dos editados, este es el especial de Marvel).

Lo de decir que ambos pertenecen a un mismo universo me parece un tanto acertado, sino veríamos una historia sobre un bucle dimensional entre Marvel y DC en lugar de otra cosa que pudiese ser mas interesante (como Carnage/Matanza y el Joker haciendo equipo)

Creo que este comic es una pequeña y humilde obra maestra. El dibujo es espectacular, la historia fresca y consistente; y la manera de trabajar y cuajar a los personajes con el guion es maravillosa.

El pequeño-gran fallo que le encuentro a este comic es que lo considero excesivamente corto. Creo que un trabajo de este nivel podria haber dado para un tomo, quizas no tan extenso como un Matanza Maxima, pero si un ejemplar amplio y consistente.

Por todo lo demas, una gran obra. De obligada lectura.

Thwipp!!!

La verdad es que este especial me gustó mucho (y me sigue gustando a día de hoy). Es un poco corto pero muy bueno, la historia muy bien escrita y Bagley hace un Batman muy logrado, con un punto parecido a su homologo cinematográfico. Lo de que coexistan en el mismo universo a mi no me molesta. Me gusta. Esta muy bien eso de que los superhéroes conozcan las hazañas del otro, y lo pongan en común cuando se conocen.
Aún así, también me gusta la idea de universos separados tipo la miniserie Marvel vs. Dc. Lo curioso, es que precisamente en el primer numero de ésta miniserie, Spider-man y el Joker se encuentran. Y, a pesar de que el canon Marvel vs. Dc dicta que sus respectivos personajes son de universos distintos, el Joker recuerda a Spider-man!!! Le hace un comentario sobre su nuevo traje (y es que el Spider-man que aparece es Ben Reilly con su traje diferente, quien lógicamente no recuerda al Joker). Un detalle peculiar la verdad.

Este debe de haber sido uno de mis primeros comics. Excelente número, con una yapa de ser dibujado por Mark Bagley, uno de mis artistas favoritos.

Escribe un comentario












Todo sobre Spider-Man. El Desafío

Todo sobre Spider-Man Un Nuevo Día



Spider-man 3, tu que opinas?

Todo sobre Spider-man Back in Black

¡Enlázanos!