1986. CHRIS CLAREMONT TOMA EL CONTROL

Es 1986. Spin-Offs. Colecciones que crecen como setas al lado de una seta mayor. Una serie es un spin-off cuando la leen solo aquellos que siguen la serie madre. Es el precio del éxito. A Claremont le gusta ser conocido y admirado. La fama es muy agradable. Pero tiene un lado malo. Marvel está explotando la gallina mutante de los huevos de oro como si se tratara de Spider-Man. Claremont piensa que hay demasiados tebeos tratando el tema. Son demasiados desde el momento en que él no pueda escribirlos todos. Es un pensamiento egoísta pero es lo bastante humano como para sentirse egoísta. X-Factor supone una intromisión en su universo particular que no puede permitir. Lo que hagan con el Ángel, la Bestia o el Hombre de Hielo no le importa. Pero que utilicen a Cíclope, Madelyne Pryor o Jean Grey –Dios, Jean Grey, qué falta de respeto a los muertos- lo considera una provocación. Apoyado en que las ventas de los primeros números de X-Factor no han sido todo lo excelentes que se esperaban a pesar de la inmensa campaña de publicidad, Claremont comienza a presionar. Es consciente de que no puede conseguir el cierre de la serie, pero hay alternativas más o menos decentes. Jim Shooter ofrece varias, cambia a los editores Mike Carlin y Michael Higgins por Bob Harras, un hombre de su absoluta confianza, y, finalmente, con tan sólo cinco números y un Annual en su haber, destituye a Bob Layton. En su lugar, tal y como ha prometido a Claremont, sitúa un equipo creativo de lujo: Weezie Simonson en los guiones y su marido Walter al dibujo. Ambos acometen el trabajo como una operación a vida o muerte. Enseguida identifican los grandes problemas de X-Factor. Con la ayuda de Claremont, buscan soluciones y se marcan un plazo de un año para ponerlas en práctica.

Primer problema. Dejando aparte la mediocridad de los cinco primeros números, la premisa de la serie es absurda. Si los chicos de X-Factor se hacen pasar por cazadores de mutantes para así rescatarlos lo que conseguirán no será más que acentuar la histeria anti-mutante. El grupo necesita encontrar otra razón de ser. Una razón de peso. ¿Solución? Ponerles contra las cuerdas. Hacerles ver que se han equivocado. Transformar al promotor de la idea, Cameron Hodge, amigo de la infancia del Ángel, en un malvado conspirador de oscuros propósitos que acaba liderando su propio grupo de villanos, La Verdad.

 

Segundo problema. No se sostiene que Cíclope consiga ocultar a Jean su matrimonio. Por mucho que Layton quisiera ignorarlos, Madelyne y Nathan siguen existiendo. ¿Solución? Cíclope desvela la verdad a Jean en el tercer número escrito por Weezie Simonson (XF 8, IX 86). Poco después, Summers regresa a casa en busca de esposa e hijo, pero no están, han desaparecido. Solo queda un cadáver con el aspecto de Madelyne (XF 13, II 87). No es ella, por supuesto, pero Scott pensará que sí, lo que en cierta forma viene a justificar que deje de buscarla y vuelva al lado de Jean. Claremont se hará cargo de Madelyne en Uncanny (es su personaje y está encariñado con ella), mientras que Nathan seguirá desaparecido a la espera del momento apropiado para recuperarlo. Además, los Simonson rescatan algo tan olvidado como la atracción del Ángel hacia Jean. El triángulo Cíclope-Ángel-Jean, mediatizado por la sombra de Madelyne, se convierte en el gran culebrón de la serie. La situación llega a resultar graciosa, con Cíclope paranoico hasta niveles nunca vistos.

Tercer problema. Más de dos décadas después de su creación, estos personajes siguen teniendo un déficit de poder que dificulta involucrarlos en aventuras realmente épicas. Layton, empeñado en que sea el tono recurrente el que domine la serie, quita a Jean sus habilidades telepáticas y a la Bestia su pelaje azul. Los Simonson van a tomar el camino opuesto. A largo plazo, quieren recuperar a la Bestia peluda, incrementar los poderes del Hombre de Hielo, que Jean pueda hacer algo más que mover jarrones con la mente y que el Angel no se limite solamente a volar con alguien a cuestas.

Cuarto problema. Magneto, primer villano de la Patrulla-X, es ahora uno de sus aliados; Juggernaut y los Centinelas suele reservárselos Claremont. Por lo demás, no queda ni un sólo enemigo de los primeros hombres-X que merezca la pena. Es necesario encontrar nuevos peligros.El matrimonio Simonson toma un misterioso villano que estaba actuando en las sombras durante los episodios de Layton. Inicialmente, se trataba de El Búho, el viejo enemigo de Daredevil, pero Simonson prefiere transformarlo en una nueva creación. Guice redibuja la viñeta final de XF 5 (VI 86) para que ya no sea El Búho, sino… Apocalipsis, un antagonista sumergido en el misterio, con poderes metamórficos y un pasado legendario. Si tenemos un Apocalipsis, dice Weezie, habrá que buscar cuatro jinetes. Hace cuentas y le sale una aventura a cuyo climax llegarán hacia el X-Factor 25.

Spin-Offs. El fenómeno que divide el corazón de los fans. Desean leer más aventuras de sus héroes favoritos, pero su economía se resiente mes a mes. Phoenix: the untold story (IV 84), un lujoso número que recopila el UXM 137 tal y como fue concebido por Claremont y Byrne, se convierte en un éxito inmediato, a pesar de su elevado precio, dos dólares frente a los sesenta centavos que vienen costando las series regulares. Como consecuencia del especial, Marvel responde a las peticiones de las nuevas generaciones de seguidores de la Patrulla-X con la inevitable reedición de los primeros números. Pero no es suficiente, hay que hacer un producto atractivo para todos, algo que ofrezca un plus parecido al que contiene The untold story. Por eso Claremont y John Bolton dejan su oasis en Epic, donde han concebido obras de la delicada belleza de Marada the she-wolf o The Black Dragon para preparar relatos cortos que complementen las reediciones, un Classic X-Men en edición de lujo, con portada e ilustraciones interiores de Arthur Adams, el dibujante de moda; una colección en la que Claremont tiene la oportunidad de enmerdarse la plana a sí mismo y a su pasado. A las diecisiete páginas de los tebeos que escribiera diez años atrás añade nuevas planchas a cargo de un poco inspirado Dave Cockrum, que ventila el encargo sin verlo como otra cosa que no sea un simple recurso alimenticio. Son explicaciones apócrifas a toro pasado que sirven para arreglar viejos desaguisados tales como que Jean Grey tratara de asesinar a Scott Lang, pero que hacen un flaco favor al arte original. La verdadera adecuación al pulso actual la lleva a cabo Claremont con enorme talento en los episodios complementarios, una delicia para los amantes de la contemporánea etapa de John Romita Jr.; apasionado análisis de la personalidad de Jean, Lobezno, Tormenta, Coloso, Rondador; en última instancia, revelación de secretos olvidados, álbum de familia recién abierto.

Crossovers. El otro fenómeno de masas. Secret Wars II termina para los Nuevos Mutantes en un estremecedor relato en el que el Todopoderoso los asesina uno a uno (TNM 37, III 86), aunque los resucite ese mismo mes en Secret Wars II 9 (III 86); y, para la Patrulla-X, con un apasionante duelo entre Fénix y el Todopoderoso (UXM 202-203, II-III 86), nuevo recuerdo de la saga de Fénix Oscura. ¿Y después qué? Después de Secret Wars, el Universo Marvel nunca será el mismo. En DC responden con Crisis on infinite earth, brutal acontecimiento de proporciones cósmicas que borra de un plumazo el medio siglo de historia de personajes con la solera de Superman, Batman o Flash. El Universo DC renace para parecerse a Marvel, para convertirse por primera vez tras muchos años en una competencia presentable y peligrosa. Frank Miller reconstruye el origen del Hombre Murciélago y, toda una pesadilla para Shooter, John Byrne abandona la Casa de las Ideas para reinventar a Superman. La respuesta es inmediata.

Contra crossovers, más crossovers. Con X-Factor en manos de los Simonson, se prepara la primera gran saga que agrupa las tres colecciones mutantes. El proyecto surge de manera espontánea. Nace de la amistad entre Claremont y los Simonson, deseosos de trabajar de nuevo juntos. Las posibilidades comerciales llegan después y apenas importan a los autores, aunque la editorial empiece pronto a frotarse las manos y a poner toda su maquinaria propagandística a disposición de ellos. Las ganas de divertirse de unos y el afán recaudatorio de los otros obliga a que los Morlocks lo paguen caro. Van a ser las pobres víctimas, carne de cañón en un título que se adivina premonitorio, La masacre mutante.

Desde hace algún tiempo, Claremont piensa que la población Morlock ha crecido de forma exagerada. Su idea inicial es dedicar un número de la colección a cortar de raíz el problema con una carnicería que ayude de paso a elevar el tono angustioso de la strip. El tema surge enseguida en las habituales conversaciones con la Simonson, que mantiene la misma opinión sobre el exceso de habitantes del Callejón pero que tiene otros planes en cuanto a la extensión de la historia:

-Chris, es demasiado buena para dedicarle un sólo número.

-Bueno Weezie, luego tendremos unos cuantos meses de funerales y lloros…

-No, lo que quiero decir que algo tan grande podemos desarrollarlo en las otras colecciones… Y Walt nos puede echar una mano en Thor

-Uhm. –Claremont se para un momento a pensar. -Puede quedar bien. Pero va a ser complicado construir una saga con un único argumento en la que los personajes protagonistas no se encuentren nunca…

-Naah, ya se nos ocurrirá algo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *